Público
Público

Vacunación covid Alemania La lenta campaña de vacunación tensa la relación de los socios del Gobierno alemán

El Gobierno de Angela Merkel cosecha críticas tras apostar por una compra de dosis coordinada con toda la Unión Europea. Los reproches proceden también del Partido Socialdemócrata, miembro de la Gran Coalición de gobierno.

vacuna alemania
Una miembro de un equipo móvil de vacunación de la Cruz Roja Alemana lleva una caja con la vacuna BPfizer-BioNTech contra el coronavirus en Dillenburg, Alemania. Kai Pfaffenbach / REUTERS

Javier Pérez de la Cruz

Han pasado casi dos semanas desde que se puso la primera vacuna en Alemania. Tiempo suficiente como para pasar de la euforia a la desaprobación. Las críticas las encabeza el diario sensacionalista Bild, pero también han encontrado eco dentro del propio Gobierno de coalición de la canciller Angela Merkel.

Las recriminaciones son variadas y apuntan a diferentes integrantes del Ejecutivo. Pero comparten un aspecto principal: ¿por qué es tan lenta la vacunación en la cuarta potencia económica del planeta?

Antes del inicio del fin de semana, en Alemania se habían vacunado cerca de 477.000 personas, es decir, apenas un 0,57% de la población. En Estados Unidos, en cambio, ya estaban a punto de alcanzar los seis millones de vacunados, es decir, un 1,81% de la población total.

El país atraviesa en estos momentos el peor momento desde el inicio de la crisis de la covd-19. Con más de mil fallecidos diarios durante las últimas jornadas y el número de contagios disparado por encima de los 30.000, la pandemia está fuera de control.

Los Gobiernos regionales son los responsables de la distribución de la vacuna por todo el territorio alemán. La prioridad ha sido inocular al personal sanitario y a los mayores de 80 años que viven en residencias.

El escollo de los ancianos que viven en su casa

Los problemas comenzaron con el siguiente grupo de riesgo: los ancianos que residen en su propio domicilio. Cada estado federado ha adoptado una estrategia diferente para pedir cita. En algunos lugares, como en Brandeburgo, las líneas telefónicas, el único medio para hacer la reserva, no tardaron en colapsarse.

En Berlín solo operan dos de los seis centros de vacunación que se han habilitado

Mientras tanto, numerosos centros de vacunación todavía no han comenzado a funcionar. En Berlín, por ejemplo, solo operan por el momento dos de los seis centros que se han preparado en la capital.

"Los estados no lo han organizado bien", criticó este viernes el presidente de la Asociación Médica Mundial, Frank Ulrich Montgomery, en declaraciones al Rheinischen Post. Según el médico, se debería haber aplicado un mismo criterio para todo el país.

Críticas a la apuesta europea de Merkel

Sin embargo, las críticas más duras se centran en el plan de compra de vacunas por parte del Gobierno federal.

La canciller Angela Merkel apostó por una compra de dosis en conjunto para todos los países de la Unión Europea. De esta manera, la Comisión, presidida por la también alemana Ursula von der Leyen -—onsiderada en el pasado como una posible sucesora de Merkel— acordó la compra de 300 millones de dosis del fármaco de la farmacéutica estadounidense Pfizer y sus socios alemanas de BioNTech.

Nace el debate nacionalista: ¿por qué hay tan pocas dosis en Alemania de una vacuna creada por alemanes y en Alemania?

El diario sensacionalista Bild considera que esta decisión retrasó la llegada de un mayor número de vacunas al país. El terreno estaba sembrado para que el periódico iniciara un debate de tintes nacionalistas: ¿por qué hay tan pocas dosis en Alemania de una vacuna creada por alemanes y en Alemania?

"La debacle de la vacuna" es el antetítulo que el medio sigue utilizando para todos los textos que publica sobre el tema. El Bild llegó incluso a informar de un rifirrafe entre la canciller y su ministro de Sanidad, Jens Spahn, después de que Merkel, supuestamente, le presionara para que delegara en la Comisión Europea la tarea de la compra de vacunas.

La mandataria apostó por la Unión Europea, pero Bruselas solo se aseguró 300 millones de vacunas de BioNTech/Pfizer para toda la población comunitaria, que ronda los 450 millones de habitantes. La Comisión Europea hizo más pedidos a otros fabricantes, como Curevac o Sanofi, pero sus vacunas no están todavía cerca de recibir la aprobación de las autoridades.

Y aunque insistía que la inmunización de todos los europeos estaba garantizada, tras la polémica desatada en Alemania el organismo europeo acaba de anunciar la compra de otros 300 millones de dosis de BioNTech/Pfizer.

Tensión en la Gran Coalición

Las críticas proceden, además, del mundo de la ciencia. "Creo que la situación actual es un gran fracaso", aseguró al diario Die Welt Frauke Zipp, miembro de la influyente Academia Nacional de las Ciencias Leopoldina.

Los reproches también se han escuchado en miembros del Partido Socialdemócrata, algunos de cuyos miembros se sientan en el mismo Consejo de Ministros que Angela Merkel. Según Lars Klingbeil, el secretario general del partido "no puede ser que el país que desarrolló la vacuna no tenga suficientes dosis".

De hecho, desde dentro del propio Gobierno federal se han pedido explicaciones por la gestión de las compras de la vacuna. El vicecanciller y ministro de Finanzas, Olaf Scholz, presentó una lista de 24 preguntas al respecto. Entre ellas se incluía la de por qué la Unión Europea pidió tan pocas dosis y por qué rechazó comprar un mayor número de vacunas de Pfizer/BioNTech y de Moderna.

Olaf Scholz, que además de ser ministro es el candidato socialdemócrata para las elecciones previstas para septiembre de este año, no dirigió sus preguntas a la canciller, la máxima responsable de las decisiones tomadas. Las dirigió al ministro de Sanidad, Jens Spahn, quien pelea en estos momentos por convertirse en figura clave del conservadurismo alemán tras la inminente y definitiva marcha de Angela Merkel.

Más noticias de Internacional