Público
Público

Liberada la "supuesta espía" estadounidense retenida en Irán

Fuentes de la seguridad iraní aseguran que intentó entrar desde Armenia y fue detenida después de que se comprobara de que carecía del pertinente visado

EFE

La guardia fronteriza iraní ha liberado a la mujer retenida días atrás en la frontera norte de Irán y que, según algunos medios oficiales, estaba acusada de ser una espía de EEUU, informó hoy la televisión estatal. Según esas fuentes, la mujer, a la que no identificó, nunca llegó a entrar de facto en territorio iraní y simplemente fue retenida en la localidad septentrional de Norduz, fronteriza con Armenia, por carecer de visado.

"Esa mujer de 34 años que intentó pasar a Irán el pasado 5 de enero a través del puente de Norduz abandonó el país una vez que se aclaró su situación y se completaron los procedimientos legales", afirmó. La cadena, que citó como fuente a "altos cargos de seguridad", dio a entender que la mujer habría sido devuelta a Armenia.

La historia ha sido objeto de confusión y contradicciones entre las autoridades iraníes desde que se difundiera en diversos medios el pasado jueves. Ese día, la agencia de noticias local Fars aseguró que se trataba de una mujer de 55 años, de nacionalidad estadounidense, llamada Hall Tayalan y que había sido detenida en Norduz, a unos 600 kilómetros al norte de Teherán.

Esta versión fue incluso confirmada el sábado por el subcomisario de fronteras, general Ahmad Geravanad, quien sin embargo creó aún más confusión al asegurar que la mujer tenía 34 años y había sido detenida en el paso de Jolfa, fronterizo con Azerbaiyán. "Hall Tayalan, de 34 años, es una mujer enviada por Estados Unidos para que filmara el paso de Jolfa con tecnología avanzada. Esta ciudadana norteamericana fue detenida el 5 de enero", afirmó el militar. "Había tomado imágenes de la frontera de Jolfa, la comisaria de Policía y el mercado pretendiendo parecer una turista", por lo que fue entregada al Ministerio de Inteligencia, agregó Geravanad.

Sin embargo, Estados Unidos afirmó que ninguna ciudadana de su país con ese nombre y esos datos se hallaba en la zona. El mismo jueves, horas después de que se conociera la noticia, la televisión estatal iraní en árabe Al-Alam ya negaba la presunta detención. Al Alam también citaba una fuente de seguridad no identificada y reiteraba que simplemente se había impedido entrar en Irán procedente de Armenia a una mujer estadounidense, después de que se comprobara que había llegado sin el pertinente visado. La fuente dio a entender que la mujer quería solicitar asilo, ya que decía temer por su vida en Armenia.

En julio de 2009, las autoridades iraníes detuvieron a otros tres ciudadanos norteamericanos a los que acusó de entrar ilegalmente en el país y de espionaje. Dos de ellos, Joshua Fattal, de 27 años, y Shane Michael Bauer, de la misma edad, están en la cárcel iraní de Evin desde entonces, a la espera de un juicio cuya primera sesión está prevista para el próximo 6 de febrero.

Su compañera, Sarah Shourd, de 31 años, que hacía senderismo con ellos en el Kurdistán iraquí cuando al parecer se perdieron y entraron por error en territorio iraní, fue puesta en libertad bajo fianza de medio millón de dólares el pasado mes de septiembre. También ella está pendiente de juicio, aunque previsiblemente no regresará Irán pese a la exigencia de las autoridades locales y será procesada en ausencia.

Irán y Estados Unidos rompieron sus relaciones diplomáticas durante la revolución de 1979, después de que un grupo de estudiantes asaltara la embajada norteamericana y retuviera a 52 personas durante 444 días. Esta semana, Irán acusó a Washington de mantener en la cárcel sin motivos a una mujer iraní, y criticó las supuestas malas condiciones en las que se encuentra presa.

Más noticias de Internacional