Público
Público

Marcha en Israel contra la segregación de las mujeres

La religión judía es un elemento muy presente en la vida cotidiana del país y los religiosos la usan cada vez más como mecanismo de segregación

E. GARCÍA GASCÓN

Varios miles de personas se manifestaron hoy contra la coacción religiosa en la localidad israelí de Bet Shemesh donde en los últimos días han aumentado este tipo de incidentes. La religión judía es un elemento muy presente en la vida cotidiana del país y los religiosos la usan cada vez más como mecanismo de segregación.

Los últimos altercados de Bet Shemesh se iniciaron el viernes cuando un canal de la televisión divulgó una crónica sobre una niña de 8 años, de una familia muy religiosa, que a diario tiene que sufrir las humillaciones de hombres ultraortodoxos que creen que no se viste con la suficiente corrección cuando va a la escuela.

La Policía ha retirado varias veces un cartel colocado en las calles de esa localidad por los ultraortodoxos donde se advierte a las mujeres de que no circulen cerca de una sinagoga en la que entran hombres que consideran que la presencia femenina les incitan al pecado.

Estos incidentes sólo muestran la punta de un gran iceberg que se extiende paulatinamente por todo el país. En las comunidades kibbutzim, que tradicionalmente han sido laicas, por poner un ejemplo, se ha puesto de moda construir sinagogas y en algunos casos ya se está planteando la segregación entre hombres y mujeres.

El primer ministro Binyamin Netanyahu instó este martes a los rabinos moderados a que se pronuncien contra los excesos religiosos, y en el mismo sentido se han expresado otros muchos políticos.

Sin embargo, el vice primer ministro Eli Yshai, del partido ultraortodoxo Shas, ha dicho que en los equipos de fútbol también hay segregación y nadie protesta. Otros políticos han preferido mantener la boca cerrada.

Más noticias de Internacional