Público
Público

Más de 30 detenidos en una nueva noche de protesta en Turquía

Las principales concentraciones tuvieron lugar en Esmirna y Mersin. En ésta última, los agentes desmontaron un campamento que llevaba 20 días en pie porque empiezan los Juegos del Mediterráneo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía turca ha desalojado esta madrugada a la fuerza los campamentos de protesta antigubernamental en Esmirna y Mersin y arrestado a decenas de personas, mientras que las fuerzas del orden cargaron contra manifestantes en Ankara, según informa hoy la prensa turca. La intervención policial contra el campamento en la plaza de Gündogdu en Esmirna, la tercera ciudad del país, se produjo al amanecer con el apoyo de los antidisturbios, aunque estos no intervinieron dado que los acampados sólo ofrecían resistencia pacífica, informa en su versión electrónica el diario Hürriyet.

Los manifestantes, que llevaban acampados en el lugar desde hace casi tres semanas en señal de apoyo a las protestas para salvar el parque Gezi en Estambul, se negaron a retirar sus tiendas y finalmente la Policía los evacuó a la fuerza y arrestó a una treintena de personas. Acto seguido, numerosos vecinos acudieron al lugar para manifestarse en silencio, mirando al frente, en la actitud de 'ciudadanos en pie', una expresión de descontento que empezó en Estambul el lunes pasado y ya se ha popularizado en todo el país.

En la ciudad meridional de Mersin, otro de los focos de protesta, donde hoy arrancarán los XVII Juegos del Mediterráneo, la policía evacuó un campamento de unas 30 tiendas que llevaba instalado desde hace 20 días en la céntrica plaza Baris. Al negarse los acampados a abandonar el lugar, los agentes arrancaron las tiendas, se las llevaron en un camión y detuvieron a una persona, informa el diario Bugün.

En Ankara, numerosos ciudadanos volvieron a cortar el tráfico en las calles céntricas y las cargas policiales con cañones de agua a presión y gas lacrimógeno se sucedieron hasta altas horas de la madrugada, con varias detenciones.

En Estambul, el epicentro inicial de la ola de protestas que sacude Turquía desde finales de mayo, no se registraron incidentes en la pasada noche y madrugada. Miles de personas se reunieron durante la noche en una treintena de asambleas vecinales en parques de toda la ciudad para debatir futuros pasos en este movimiento de protesta.

Por otra parte, la Alcaldía de Estambul suspendió hoy de servicio a cuatro policías municipales y a un técnico por haber incendiado varias tiendas en el campamento de protesta del parque Gezi, el 29 de mayo pasado, informa la cadena NTV. La investigación conducida por las autoridades concluye que los agentes emplearon una fuerza desproporcionada al quemar las tiendas, en uno de los primeros incidentes que convirtieron la protesta ecologista por el parque en una revuelta generalizada de descontento popular, que ya ha entrado en su cuarta semana.