Público
Público

McCain ya prepara la campaña con una visita a Israel

El candidato republicano a la Casa Blanca espera ganar el apoyo de la influyente comunidad judía en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras Hillary Clinton y Barack Obama siguen enzarzados en una guerra sin tregua para hacerse con la nominación demócrata para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el ya confirmado candidato republicano, John McCain, se puede dedicar ya a preparar la gran batalla para la Casa Blance en otoño.

Una de las primeras decisiones será visitar Israel la semana próxima. La prensa israelí destacó ayer que ésta será la primera vez en varias décadas que un candidato a la presidencia de EEUU abandona su país en plena campaña para realizar un viaje al extranjero.

Entrevista con Ehud Olmert 

La agenda todavía no está cerrada pero aquí se indica que durará apenas un día durante el que McCain se entrevistará con el primer ministro, Ehud Olmert, y con los titulares de Exteriores y Defensa, Tzipi Livni y Ehud Barak.

La visita ha sido muy bien acogida en Israel, donde se tiene a McCain, que ya viajó a Israel hace sólo seis meses, por un político completamente entregado a la causa sionista y continuador de la política del presidente George Bush.

El diario Yediot Ahronot, que adelantó la noticia, indicó que en medios norteamericanos se dice que McCain quiere ganarse el voto de la población judía de EEUU. Los judíos estadounidenses constituyen además uno de los principales grupos de donantes a la campaña electoral y su influencia, y la de Israel, en EEUU es enorme.

En medios diplomáticos hebreos se señala que el republicano es el mejor candidato para Israel, puesto que una victoria de Obama o Clinton podría implicar el inicio de un diálogo con Irán, algo que los israelíes no desean bajo ninguna circunstancia. Además temen que Obama o Clinton presionen a Israel en las negociaciones con los palestinos.

Nuevos asentamientos

Mientras tanto, el Gobierno de Israel anunció ayer la
construcción de 750 nuevas viviendas para colonos judíos en la Cisjordania ocupada,  esta vez en la colonia de Guivat Zeev, justo al norte de Jerusalén. La decisión demuestra que las prioridades de Israel no pasan por facilitar las negociaciones de paz con los palestinos.