Público
Público

Muere en Chile el nazi Paul Schaefer, fundador de Colonia Dignidad

Fallece en prisión. Cumplía condena por homicidio calificado, control de armas, torturas y abusos sexuales a menores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El alemán Paul Schaefer, fundador de la Colonia Dignidad, en el sur de Chile, ha muerto en prisión, sagún informaron fuentes carcelarias.

Fue antiguo suboficial del Ejército nazi y tenía 88 años.  Desde que fuera detenido en Argentina y expulsado de ese país en marzo de 2005, ha permanecido en el hospital prácticamente todo el tiempo hasta que murió a consecuencia de una enfermedad cardíaca crónica en la prisión, donde cumplía varias condenas por diversos delitos. Su muerte se produjo pasadas las 07:00 horas de este sábado (11:00 GMT), según señalaron las autoridades de Gendarmería (Servicio de Prisiones).

El máximo dirigente del enclave alemán instalado en las cercanías de la ciudad de Parral, a unos 380 kilómetros de Santiago, estaba condenado a siete años de prisión por homicidio calificado; a tres años por infracción a la ley de control de armas; a tres años y un día por torturas y a 20 años por abusos sexuales contra menores que vivían en la Colonia.

Schaefer y otros alemanes fundaron la Colonia Dignidad, que ellos llamaron 'Villa Baviera' en 1961 y, de forma paulatina, generaron una poderosa red de influencias y la transformaron en un verdadero enclave cerrado, al margen de las leyes chilenas.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), la Colonia, que abarcaba unas 16.000 hectáreas, fue utilizado como campo de concentración y torturas, según testimonios de supervivientes.

El ex presidente Patricio Aylwin (1990-1994) definió el lugar como 'un Estado dentro del Estado', cuando su gobierno emprendió una ofensiva legal para desmantelarlo.

En 1996, Schaefer huyó de la justicia y durante varios años fue el prófugo más buscado de Chile, hasta que fue detenido por la policía argentina el 10 de marzo de 2005 en una localidad cercana a Buenos Aires, donde vivía protegido por varios de sus seguidores. El gobierno argentino decretó su inmediata expulsión a Chile, donde fue procesado y condenado por la Justicia.