Público
Público
Únete a nosotros

Mueren cuatro personas en Egipto en los enfrentamientos entre partidarios y detractores de Mursi

El presidente insta al Ejército a retirar su ultimátum sobre la suspensión de la Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos cuatro personas murieron hoy y 144 resultaron heridas en los enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente egipcio, Mohamed Mursi, en distintas zonas del país, informó el Ministerio egipcio de Sanidad.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo desafió hoy al Ejército y le pidió que retire su amenaza de intervenir en la escena política en un momento de alta tensión. 'El presidente confirma su adhesión a la legitimidad constitucional y rechaza todo intento de salirse de ella, pide a las Fuerzas Armadas que retiren su advertencia y rechaza cualquier dictado interno o externo', señaló Mursi en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter. Asimismo, se dirigió a la población en un mensaje televisado en el que ha insistido en su 'adhesión a la legitimad constitucional'.

En un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias Mena, el ministerio detalló que tres personas fallecieron en los enfrentamientos registrados en la plaza de Kit Kat, en el popular barrio de Imbaba en la provincia de Guiza, vecina a la capital, mientras que otra persona perdió la vida en una zona cercana. Sólo en Guiza, al menos 75 personas sufrieron heridas, según Sanidad.

Fuentes de seguridad explicaron a Efe que en la citada plaza, ubicada en la ribera oeste del río Nilo, una marcha de opositores fue atacada por seguidores del mandatario, lo que derivó en una batalla campal en la que se utilizaron armas blancas, bastones y piedras.

Choques similares tuvieron lugar en la avenida Faisal, en el oeste de El Cairo, donde varias tiendas y vehículos resultaron dañados. La agencia estatal de noticias Mena indicó que al menos 21 personas resultaron heridas en choques entre islamistas y opositores en la ciudad mediterránea de Alejandría, mientras que hubo decenas de heridos en las localidades de Kafr al Dauar y Kafr el Sheij, en el delta del Nilo.

En la localidad de Banha, al norte de El Cairo, los opositores irrumpieron en una sede del partido Libertad y Justicia (de los Hermanos Musulmanes) tras enfrentarse a los seguidores de Mursi.

Seguidores de los Hermanos Musulmanes y los aliados islamistas del presidente salieron hoy en masa a las calles del país para defender la legitimidad del presidente, después de que las Fuerzas Armadas dieran ayer un ultimátum de 48 horas para que los grupos políticos resuelvan la crisis.

Además, los opositores volvieron a protagonizar marchas multitudinarias en la capital y otras zonas del país para exigir la renuncia del presidente egipcio y la convocatoria de elecciones anticipadas.

El muftí de Egipto, la máxima autoridad religiosa musulmana del país, jeque Shauqi Alam, pidió hoy la colaboración de los ciudadanos y las fuerzas de seguridad para garantizar el desarrollo pacífico de las manifestaciones.

En su intento por zanjar la crisis, la Presidencia egipcia señaló en un comunicado de madrugada que el aviso de las Fuerzas Armadas tenía 'connotaciones que podían causar confusión', sin precisar cuáles, después de que el Ejército precisara que su ultimátum no era un 'golpe militar'.

Además, insistió en que está dando 'pasos prácticos' hacia el diálogo nacional para evitar profundizar en la división del país, al tiempo que distintas corrientes islamistas -entre ellas los Hermanos Musulmanes- reiteraron su respaldo a Mursi. El mandatario se reunió hoy con el primer  ministro, Hisham Qandil, y con el titular de Defensa, Abdel Fatah al Sisi. Horas antes, el mandatario mantuvo una cita urgente con el Gobierno sin la participación de Al Sisi ni del ministro del Interior, Mohamed Ibrahim.

Entre tanto, el Ejecutivo parece resquebrajarse, con la dimisión de seis ministros, los portavoces presidenciales Omar Amer e Ihab Fahmi, y el portavoz del Consejo de Ministros, Alaa al Hadidi. El Gobierno confirmó que presentaron su renuncia los titulares de Asuntos Exteriores, Mohamed Amr; de Turismo, Hisham Zaazu; de Telecomunicaciones, Atef Helmi; de Asuntos Parlamentarios, Hatem Bagato; y de Medio Ambiente, Jaled Fahmi. A estos cinco se sumó después el ministro de Estado para Asuntos del Deporte, Al Ameri Faruq, que consideró en declaraciones a la agencia estatal, Mena, que 'las actuales circunstancias no ayudan a trabajar'.

La progresiva falta de apoyos de Mursi quedó patente también con la petición del principal partido salafista de Egipto, Al Nur, para que se celebren elecciones presidenciales anticipadas, como reclaman los opositores. 

Mientras tanto, entre estos últimos, el Frente del 30 de Junio, que aglutina a varios grupos como los de la iniciativa 'Tamarrud' (Rebelión), anunció que ha elegido al premio Nobel de la Paz Mohamed el Baradei como representante encargado de preparar una transición política.

Los movimientos de presión también llegaron de la judicatura, ya que el Tribunal de Casación invalidó hoy el nombramiento de Talaat Ibrahim como actual fiscal general y obligó a restituir al anterior, Abdelmeguid Mahmud, cesado por Mursi en noviembre pasado.