Público
Público

Los muertos por los disturbios en Túnez ascienden a 14

El Gobierno admite que 14 civiles murieron en los choques con la policía el fin de semana

AGENCIAS

La violencia de las protestas en Túnez, motivadas por la crisis económica, se ha agudizado notablemente durante el fin de semana pasado. En varios incidentes acaecidos en la noche del sábado al domingo murieron 14 personas, según confirmaron ayer las autoridades, mientras la oposición eleva la cifra a 50 víctimas.

La gente que participa en los disturbios en pueblos y ciudades dice estar furiosa por la falta de trabajo e inversiones, mientras las autoridades alegan que la revuelta es obra de una minoría extremista que intenta perjudicar al país.

Ahmed Nejib Chebbi, el líder del Partido Democrático Progresista (PDP), exigió ayer al Gobierno en un comunicado que dejara de usar armas de fuego "para salvar la vida de ciudadanos inocentes y respetar su derecho a manifestarse de forma pacífica".

Los disturbios en la noche del sábado en la ciudad de Thala, a unos 200 kilómetros al suroeste de la capital, cerca de la frontera con Argelia, fueron los más mortales desde que comenzó la revuelta hace casi un mes.

Hubo cinco muertos según el recuento oficial, y nueve, según el PDP. En un comunicado, el Ministerio de Interior dijo que la policía había abierto fuego después de que varios disparos de advertencia al aire no lograran disuadir a una multitud violenta de atacar edificios gubernamentales.

La nota dijo que la multitud utilizó cócteles molotov y piedras para atacar una gasolinera, un edificio del Gobierno y una comisaría. Al menos seis residentes en Thala que hablaron por teléfono con la agencia Reuters dijeron que habían visto varios vehículos militares entrar en la ciudad a última hora del sábado. El Gobierno no comentó si se había desplegado soldados.

Varios testigos en Thala dijeron que eran vecinos de las víctimas y que habían visto los cadáveres en el hospital o en las casas de sus familiares. "Hay al menos cuatro muertos, quizá más", dijo Belagcem Saihi, un sindicalista, quien afirmó haber visto también los cuerpos. Testigos en la cercana ciudad de Gassrine, la capital provincial, dijeron a Reuters por teléfono que había choques violentos y que varias personas habían resultado heridas.

Los gobiernos occidentales consideran a Túnez un modelo de estabilidad y prosperidad dentro del mundo árabeEl presidente Zine al-Abidine Ben Ali, en el poder desde hace 23 años, dijo que las protestas podrían perjudicar los intereses económicos de Túnez al desanimar a inversores y turistas. En la localidad turística de Sousse, en la costa este de Túnez, unos 10.000 hinchas de fútbol atacaron hoy a las fuerzas de seguridad al finalizar un partido entre dos equipos locales, contaron testigos a Efe.

Las manifestaciones son algo inusual en Túnez, que desde su independencia de Francia, hace 55 años, sólo ha tenido dos presidentes. Los gobiernos occidentales consideran a Túnez un modelo de estabilidad y prosperidad dentro del mundo árabe que coopera en la lucha contra el terrorismo, por lo cual no suelen criticar los abusos de las autoridades.

Más noticias de Internacional