Público
Público

Nayib Bukele El presidente de El Salvador irrumpe con militares en el Parlamento y desata una crisis institucional a raíz de un préstamo

Nayib Bukele se presenta en la Asamblea Legislativa arropado por soldados armados ante la negativa de los diputados a aprobar la financiación a su plan de seguridad contra las pandillas. Tras no poder celebrarse la sesión del domingo, apeló a un artículo de la Constitución que llama a la "insurrección" del pueblo. Este lunes también se ha suspendido la nueva sesión.

Soldados armados de pie en la Asamblea Legislativa de El Salvador, enviados por el presidente del país Nayib Bukele. /REUTERS
Soldados armados de pie en la Asamblea Legislativa de El Salvador, enviados por el presidente del país Nayib Bukele. /REUTERS

EFE / PÚBLICO

Escoltado por militares con rifles de asalto y por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, irrumpió este domingo en el Congreso salvadoreño para exigir a los diputados la aprobación de un polémico préstamo para financiar un plan de seguridad contra las pandillas, llamando, incluso, a la insurrección popular.

A primeras horas de este domingo un fuerte dispositivo de seguridad, integrado por militares y policías, se desplegó en la sede de la Asamblea Legislativa mientras en la calle miles de personas se congregaron coreando "¡Insurrección, insurrección, insurrección!".

La intención de Bukele es que el Parlamento aprobara un préstamo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que será utilizado para equipar a la Policía y el Ejército dentro del plan de Bukele para luchar contra la violencia. El nuevo equipamiento incluye, entre otras cosas, helicópteros y un buque valorado en 26 millones de dólares. Todo ello supone la tercera fase del Plan Control Territorial, lanzado en junio del año pasado.

El pasado jueves el Consejo de Ministros convocó para este domingo, 9 de febrero, una sesión extraordinaria de la Asamblea para dar luz verde al plan del Ejecutivo de Bukele. Una convocatoria basada en el artículo 167 de la Constitución salvadoreña que establece que entre las potestades del Consejo de Ministros está el "convocar extraordinariamente a la Asamblea Legislativa, cuando los intereses de la República lo demanden". Sin embargo, esta disposición nunca antes había sido invocada.

Pese a las protestas de los diputados y su anuncio de plante, Bukele dio inicio a la sesión extraordinaria mandando tomar posiciones, rifle en mano, a decenas de militares y policías. A la sesión tan solo se presentaron 20 diputados de los 84 que componen el Parlamento, por lo que tuvo que ser suspendida. 

Bukele entonces se sentó en el asiento del presidente del Congreso, Mario Ponce -que no acudió a la convocatoria-, rezó una oración y luego salió del salón legislativo para dirigirse a los seguidores que le esperaban en una de las entradas del Parlamento.

"Los diputados hoy han roto el control constitucional al no venir a la Asamblea Legislativa, ellos son los que desobedecen un mandato del Consejo de Ministros, ellos no son la Sala de lo Constitucional (de la Corte Suprema de Justicia) para interpretar la Carta Magna", dijo el gobernante a los que acudieron a la sede del Congreso.

El presidente subrayó que si mañana los diputados, convocados a sesión plenaria, "no aprueban el préstamo el Consejo de Ministros los va a volver a citar y si aún así no lo aprueban, el pueblo deberá poner en práctica el artículo 87 de la Constitución".

Dicho artículo "reconoce el derecho del pueblo a la insurrección", para "restablecer el orden constitucional alterado por la transgresión de las normas relativas a la forma de gobierno o al sistema político establecidos, o por graves violaciones a los derechos consagrados en la Constitución".

Y este lunes también se ha suspendido la sesión en la Asamblea, tal y como anunció el presidente de la Asamblea, Mario Ponce. "Se suspende hasta nuevo aviso la sesión plenaria extraordinaria que estaba programada para este día", publicó Ponce en su cuenta de Twitter,  a lo que no tardó en reaccionar Burkele.

Bukele ha usado la red social Twitter para escribir un hilo en el que critica con dureza a los diputados y a la oposición asegurando que "al final, cuando las aguas se calmen (como todo), quedará claro quienes estamos luchando por el pueblo y quienes no. Por el contrario, financian delincuentes, al mismo tiempo que bloquean los fondos para nuestros policías y nuestros soldados, y para proteger a los salvadoreños".

Además, ha defendido su actuación de este domingo en la Asamblea considerando que "en el evento de ayer no hubo ni siquiera un golpeado, mucho menos un disparo o un mueble roto".

El Gobierno atribuye al Plan Control Territorial la bajada de los homicidios desde junio de 2019, mes en el que Bukele asumió la presidencia y en el que fue lanzada dicha iniciativa.

La oposición le acusa de fomentar un golpe de Estado

El secretario general del opositor Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Óscar Ortiz, ha acusado a Bukele de fomentar un golpe de Estado y señala que esto traería "graves daños colaterales".

"Si tu crees que la confrontación y los golpes de Estado no traen graves daños colaterales estás equivocado (...) venimos de un conflicto (armado) largo y amargo para retroceder", dijo Ortiz durante una conferencia de prensa.

El líder del Congreso sostiene una reunión privada con los miembros de la Junta Directiva del órgano Legislativo y de la Comisión Política, según confirmó a Efe un portavoz de comunicaciones de la Asamblea Legislativa.

EEEUU y la ONU piden diálogo

El embajador de Estados Unidos en El Salvador, Ronald Douglas Johnson, llamó a los órganos Ejecutivo y Legislativo a dialogar para buscar "consensos" y pidió "mantener la calma".

"Desde la firma de los Acuerdos de Paz hemos apoyado el fortalecimiento de la democracia en El Salvador. Hacemos un llamado a todas las partes del Estado y a todos los salvadoreños a trabajar y dialogar en búsqueda de consensos y a mantener la calma", manifestó el diplomático a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

Johnson dijo estar "convencido de que la mejor vía de resolución de los conflictos es el diálogo razonable y el respeto mutuo".

Por su parte, la coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en El Salvador, Birgit Gerstenberg, señaló que "El Salvador ha alcanzado logros importantes y ha ido profundizando su democracia y el Estado de Derecho mediante el respeto de las diferentes opiniones y el diálogo como forma de llegar a acuerdos que beneficien a todo el país". "Confiamos en que el espíritu de dialogo prevalezca siempre", agregó.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), también hizo un llamado al diálogo y al "pleno respeto de la institucionalidad democrática para garantizar el Estado de Derecho, incluyendo la independencia de las ramas del poder público".

Amnistía condena el "ostentoso" despliegue militar

Mientras, la directora para las Américas de Amnistía Internacional (AI), Erika Guevara Rosas, condenó el "ostentoso" despliegue militar y policial en la Asamblea Legislativa y señaló que esto "nos recuerda las épocas más sombrías de la historia de El Salvador y emite una alerta internacional sobre el futuro de los derechos humanos en el país".

"El presidente Nayib Bukele debe resguardar el importante legado de los acuerdos de paz", indicó en un comunicado.

Guevara Rosas señaló que el Gobierno y la Asamblea Legislativa "deben asegurar que sus decisiones se tomen respetando las normas nacionales e internacionales, sin poner en riesgo la institucionalidad que debe estar al servicio de los derechos humanos de todas las personas sin distinción". "El pueblo salvadoreño no se merece revivir los años de tragedia y abuso estatal", agregó.

La UE pide respeto a las instituciones

La Unión Europea (UE) ha pedido que se respete la independencia de las instituciones en El Salvador y llamó a los órganos Ejecutivo y Legislativo a resolver de "forma satisfactoria y pacífica" la situación generada por la falta de aprobación de fondos para seguridad.

"Aunque el problema de la seguridad ciudadana es una prioridad nacional y la Unión Europea apoya todos los esfuerzos en este sentido, en los últimos días, la situación política con el enfrentamiento entre las instituciones del Estado en El Salvador ha causado una gran preocupación", apuntó la UE.