Público
Público

Un neonazi de origen español, principal sospechoso del asesinato del antifascista Clément Méric

Esteban M., nacido en Cádiz y con pasaporte francés, fue detenido ayer tras la muerte del joven militante antifascista agredido en el centro de París

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esteban M., de 20 años de edad, nacido en Cádiz pero de pasaporte francés y miembro del grupo de extrema derecha Juventudes Nacionalistas Revolucionarias (JNR) está considerado como principal sospechoso de la muerte  en París de Clément Méric, el joven militante antifascista fallecido ayer después de haber sido agredido brutalmente en la calle el pasado miércoles. La identidad del joven neonazi la revelaron esta mañana los diarios Libération y Le Point y más tarde la Policía ha confirmado esa versión.

Fuentes policiales aseguraron a EFE que Esteban M., detenido ayer junto a otras cuatro personas, ha reconocido que participó en la agresión aunque ha asegurado que actuó en defensa propia y que su intención no era matar a Méric. Cédric C., Stéphane C. y Katia V. de entre 20 y 30 años de edad, también arrestados, se encontraban con él en la pelea.

Los investigadores siguen tratando de esclarecer los hechos. La versión principal apunta a que Méric se encontraba el miércoles dentro de una tienda con tres amigos y que empezaron a increpar al grupo neonazi. En la calle comenzó la pelea y el militante antifascista quedó en estado irreversible tras recibir un puñetazo con un puño americano, caer de espaldas y golpearse en la cabeza con un bolardo. Según varios testimonios el agresor  llevaba una cruz gamada tatuada en el cuello.

La crispación vivida en Francia desde las elecciones del año pasado con la virulenta campaña del Frente Nacional de Marine Le Pen, intensificada desde hace varios meses con sus acciones contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, ha desembocado en el lamentable acto de ayer. Hoy el ministro de Interior, Manuel Valls, avanzó que 'sin duda' se disolverán, aunque puntualizó que hace falta 'un poco de tiempo, mucha determinación, pero también método y respeto de los procedimientos'.

En una entrevista a la emisora de radio RMC, Valls señaló que en Francia hay 'varios cientos de individuos' en esos movimientos y se revelan 'muy violentos', 'racistas, antisemitas y homófobos' y además 'contestan la autoridad de la República e incluso la quieren derrocar'. 'Esos grupos son peligrosos' y han reaparecido en la plaza pública con motivo de las manifestaciones contra la nueva ley del matrimonio homosexual, comentó el ministro.