Público
Público

Netanyahu quiere capitalizar en EEUU el acuerdo interpalestino

La reconciliación entre Hamás y Fatah sirve a Israel para justificar su negativa a negociar la paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, ya está trabajando para aprovechar políticamente el acuerdo de reconciliación que el miércoles alcanzaron en El Cairo representantes de Fatah y de Hamás y que debería conducir a la unidad palestina y a la celebración de elecciones presidenciales y legislativas en el plazo de un año.

El acuerdo marco ha despertado una gran expectación en todas partes porque podría acabar con la división entre Hamás y Fatah que ha llevado a la separación de la franja de Gaza y Cisjordania desde 2007, pero también porque podría servir a Israel para justificar ante la comunidad internacional su negativa a negociar un acuerdo de paz por la negativa de Hamás de reconocer el Estado de Israel.

Netanyahu no perdió tiempo y ayer mismo reunió al Septeto de ministros que suelen encontrarse periódicamente para analizar la posición de Israel ante cada acontecimiento relevante. El Septeto está dominado por el sector más duro del Likud, que se niega a negociar el final de los asentamientos israelíes en los territorios ocupados.

En medios políticos israelíes se da por hecho que Netanyahu tratará de aprovechar el acuerdo interpalestino cuando viaje a Washington en mayo para asistir a una convención del lobby israelí AIPAC y pronunciar una alocución en el Congreso ante senadores y congresistas.

En esos medios se afirma que Netanyahu dirá al Congreso que ya le había advertido que es imposible dialogar con los palestinos puesto que Hamás es una organización terrorista que no reconoce el Estado de Israel y, sin embargo, el presidente de la ANP, Mahmud Abás, se sienta con ella en la misma mesa.

Ayer mismo la plana mayor de la política israelí, incluidos el presidente ShimonPeres y la jefa de la oposición, Tzipi Livni, lanzaron una campaña de declaraciones dirigidas a la UE para que los europeos no reconozcan a Hamás. Aunque la responsable de la política exterior de la UE, Catherine Ashton, dijo que necesitaba estudiar los detalles del acuerdo, todo indica que los europeos, que no han sido muy constructivos respecto al conflicto de Oriente Próximo, cederán una vez más y apoyarán la posición de Israel.