Público
Público

Una nueva oleada de atentados deja decenas de muertos en Irak

Al menos once coches bomba han estallado en Bagdad y varias localidades al norte y al sur de la capital

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una cadena de atentados con coches bomba ha vuelto a sacudir Irak y ha dejado al menos 51 muertos y más de un centenar de heridos. Estos ataques, que aún no han sido reivindicados, se ha producido en las ciudades de Bagdad y varias localidades al sur y al norte de la capital, según han informado fuentes policiales.

Un total de once vehículos cargados con explosivos estallaron en distintos puntos a primera hora de la mañana. El atentado más mortífero ocurrió en la ciudad de Al Hila, 100 kilómetros al sur de Bagdad, donde al menos veinte personas perdieron la vida y 40 resultaron heridos.

Dentro de la capital, hubo ataques en el barrio de Al Kazamiya, en el norte, donde al menos siete personas perecieron y veintidós resultaron heridas; y en la plaza de Oqba Ibn Nafea, en el centro, que causó seis muertos y doce heridos. Además, al menos nueve personas perdieron la vida y otras veintiún resultaron heridas por la explosión de otro coche-bomba cerca de un centro comercial de repuestos de vehículos en una carretera al sur de Bagdad.

También se registraron explosiones similares en la localidad de Al Madaem, 30 kilómetros al sur de la capital; y en el cruce de carreteras de Al Nahrawan, al sureste de Bagdad, que ocasionaron cinco muertos y veintidós heridos. Las fuentes agregaron que en Al Balad, 80 kilómetros al norte de Bagdad, la explosión de dos coches-bomba causó cuatro muertos y veinte heridos. En Tikrit, 190 kilómetros al norte de la capital, un policía y dos civiles resultaron heridos por dos estallidos similares.

Irak vive actualmente un repunte de la violencia que ha vuelto a poner en entredicho la seguridad en el país, escenario de atentados dirigidos principalmente contra objetivos chiíes y las fuerzas de seguridad, que se han intensificado desde la salida de las tropas estadounidenses el pasado 18 de diciembre.

Estos ataques se producen en un momento en el que el país es incapaz de salir de la crisis producida tras la orden de arresto contra el vicepresidente suní, Tareq Hashemi, producida tan solo un día después del repliegue estadounidense.

En este sentido, ayer el presidente de Irak, Yalal Talabani, pidió a las distintas fuerzas políticas del país que se embarcaran en un 'un diálogo civilizado' y apliquen los acuerdos suscritos para superar la crisis política que agita el país desde hace meses. 'Irak necesita prioritariamente la cordialidad entre los grupos políticos para lograr una participación nacional verdadera en la administración del país'.

El pasado domingo, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, instó a todas las fuerzas políticas a sentarse a la mesa de diálogo, tomando como base la Constitución, después de que una iniciativa para retirarle la confianza fracasara en el Parlamento.