Público
Público

Un número récord de creyentes abandona el catolicismo

Los escándalos sexuales, los casos de pedofilia y las declaraciones de tono ultraconservador dejan vacías las iglesias en Austria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un numero récord de creyentes abandonó oficialmente la Iglesia Católica en Austria en 2009, un 30,9% más que el año anterior, debido a algunos escándalos que salpicaron a la institución y a la crisis económica.

Los datos de la Oficina de Estadísticas de la Conferencia Episcopal, recogidos hoy por los medios austríacos, destacan que ha aumentado el número de personas que han dejado de definirse oficialmente como católicas.

Esta pérdida de creyentes tiene importantes consecuencias para la Iglesia Católica austríaca, ya que se financia con las aportaciones ciudadanas a través de los impuestos de quienes se definen como católicos, y cuyo número está descendiendo a una velocidad de vértigo.

Las bajas anuales de entre 30.000 a 50.000 creyentes en los últimos 30 años han rebajado el número de católicos en más de un millón de personas en el país centroeuropeo cuya población apenas supera los ocho millones.

Esta 'sangría' de creyentes que se siguen dando de baja en un país tradicionalmente católico ha dejado en un 66% de la población -unos 5,3 millones- las personas que se definen oficialmente como católicas, cuando en 1961 eran el 87%.

La Iglesia en Austria ha estado sacudida por varios escándalos sexuales y de pedofilia en los últimos 15 años, lo que le ha restado credibilidad entre los creyentes.

En 2009 hubo también una gran controversia por el nombramiento, el pasado febrero, después revocado, como nuevo obispo auxiliar de Linz de un cura ultraconservador, Gerhard Maria Wagner, que considera la figura de Harry Potter como 'satánica'.

Por su parte, la Iglesia considera que la crisis económica ha tenido un impacto determinante en la cifra de personas que se han dado de baja, porque quienes se definen como creyentes deben de pagar una parte de sus impuestos a esa institución.

Asociaciones de creyentes progresistas como 'Somos Iglesia' considera que la perdida de fieles se debe a una política del Vaticano 'represiva y que no tiene en cuenta a las personas'.

Más noticias de Internacional