Público
Público

Obama defiende Jerusalén como capital palestina

El presidente de EEUU ultima el plan de paz para Oriente Próximo que presentará en Egipto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Inmediatamente después de la visita del primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, a Washington y de su reunión con el presidente Barack Obama el 18 de mayo, la Casa Blanca comenzó a filtrar su plan de paz para Oriente Próximo, basado en la creación de un Estado palestino con capital en Jerusalén este. Se espera que se haga oficial el 4 de junio, cuando Obama visite Egipto para tratar de mejorar las relaciones de EEUU con el mundo musulmán.

Según se han publicado en los diarios hebreos y en el rotativo panárabe Al-Quds al-Arabi, las líneas generales del plan las redactaron hace unas semanas el rey Abdalá II de Jordania y Obama, y consta de cuatro apartados principales.

En un primer estadio los refugiados palestinos que viven en el exilio recibirán la nacionalidad de los países que los acogen con plenos derechos en todos los aspectos, pasaporte incluido.

Desechado el derecho de retorno, los refugiados podrían optar por establecerse en Cisjordania y Gaza y recibirán indemnizaciones de Europa y EEUU, pero bajo ninguna circunstancia podrán regresar a lo que hoy es Israel, de donde fueron expulsados en 1948.

En una segunda fase, Israel establecería relaciones plenas con los países árabes e islámicos, con los que intercambiará embajadas. A continuación se crearía un Estado palestino desarmado cuya capital será Jerusalén oriental. La ciudad amurallada de Jerusalén se declarará bajo jurisdicción de las Naciones Unidas, incluidos los santos lugares cristianos, musulmanes y judíos.

En el cuarto y último nivel, se realizaría un canje de territorios entre Israel y la Autoridad palestina para ajustar las fronteras de la línea verdede 1967.

El plan de Obama y Abdalá se fundamenta en la iniciativa árabe de Beirut de 2002, cuando Arabia Saudí lideró a los países árabes para proponer a Israel la normalización de relaciones bajo el principio de paz por territorios, una fórmula que los israelíes rechazaron en su momento.

También se fundamenta en la idea de 'dos Estados para dos pueblos', un principio que el primer ministro Netanyahu no ha aceptado y sobre el que se niega a hablar en público.

El plan ha provocado reac-ciones encontradas tanto en Israel como entre los palestinos. Las posibilidades de que prospere dependen en gran parte de la actitud de Israel y del cese completo de la expansión de las colonias judías que hay en los territoriosocupados.

'Es evidente que el plan se ha filtrado deliberadamente, pero se ha de recalcar que no es oficial. Ni Netanyahu ni ningún otro israelí ha visto nunca un documento oficial sobre esta cuestión. Creo que se trata de un globo sonda que ha lanzado EEUU para ver cómo se reacciona en Oriente Próximo. Parece que la idea de Obama es presentar el plan en El Cairo el 4 de junio, aunque no sabemos si entonces tendrá la misma forma', dijo un funcionario israelí a Público.

No está claro qué actitud tomará Netanyahu. La política tradicional de Israel ante la presión desde Washington ha consistido en dar largas a la espera de que se cambie de opinión o se produzca un relevo de administraciones. Sin embargo, Obama quiere completar el proceso antes de que expire su primer mandato de cuatro años.

La iniciativa contempla un Estado palestino con continuidad territorial pero que no pueda establecer alianzas militares con ningún otro país de la zona.

Al mismo tiempo y de forma paralela, Washington quiere impulsar las negociaciones de Israel con Siria y Líbano. El plan de paz podría experimentar ligeras modificaciones. Por ahora cuenta con el apoyo del rey Abdalá pero Obama no lo hará oficial antes de discutirlo con el presidente Hosni Mubarak de Egipto y con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, lo que ocurrirá en los próximos días.

 

Más noticias de Internacional