Público
Público

Obama promete el "apoyo total" de EEUU en el rescate

Washington se vuelca con la ayuda mientras la ONU teme cientos de víctimas entre su personal

ISABEL PIQUER

Barack Obama prometió ayer el "apoyo total" de Washington en las labores de rescate en Haití, mientras que el Pentágono no descartaba enviar soldados estadounidenses a la isla para garantizar la seguridad de las operaciones humanitarias.

"El pueblo de Haití tendrá el apoyo total de Estados Unidos en el esfuerzo urgente por rescatar a los que están atrapados en los escombros y proveer ayuda humanitaria, comida, agua y medicinas a los haitianos que lo necesiten en los próximos días", proclamó el presidente en una breve comparecencia en la Casa Blanca para anunciar que equipos de emergencia de Florida, Virginia y California ya se habían puesto en camino.

El Pentágono no descarta el envío de tropas para proteger las tareas de socorro

"El rescate y la recuperación serán complejos y difíciles", afirmó Obama. "Tiene que ser un esfuerzo internacional". El mandatario puso al jefe de la Agencia Estadounidense de Ayuda Internacional, Raj Shah, a cargo de la coordinación de la labor de ayuda.

El Pentágono, por su parte, aseguró que sopesaba "seriamente" enviar soldados a la isla devastada para garantizar la seguridad del personal humanitario y de la población. "Estudiamos el tema", dijo el general Douglas Fraser, comandante del Mando Sur, responsable de las actividades militares en América Latina.

Fraser anunció que EEUU había enviado a Haití diversos buques guardacostas, así como el portaaviones USS Carl Vincent, con base en Norfolk(Virginia), que debía llegar hoy al país damnificado. Wa-shington también pensaba enviar un barco anfibio con una fuerza de unos 2.000 marines, y había puesto en alerta a una brigada del Ejército de Tierra.

El jefe de la misión de Naciones Unidas en la isla podría ser uno de los muertos

En la ONU, el secretario general, Ban Ki-moon, pidió la "generosidad" mundial para superar la catástrofe. "Apelo a la comunidad internacional para que acuda al rescate de Haití", declaró Ban.

Se temía que entre las víctimas del seísmo se encontrasen un centenar de empleados de la ONU que se hallaban en la sede de su misión en Haití (Minustah), el antiguo hotel Christopher, cuando se desplomó a causa del terremoto, y en el vecino hotel Montana.

Al cierre de esta edición, ya se había confirmado la muerte de 11 militares brasileños y se temía por la vida del jefe de la misión, el tunecino Hedi Annabi, y de su segundo. En París, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, dio por muerto a Annabi, aunque la ONU no quiso confirmarlo.

"El acceso a muchos lugares es muy complicado", apuntó el secretario general adjunto para Operaciones de Paz y ex responsable de la Minustah, Edmond Mulet, que tenía previsto hacerse cargo de las operaciones de rescate.

La ONU tiene repartidos en Haití a unos 7.000 soldados, 2.000 policías, 490 empleados civiles internacionales, 1.200 locales y 200 voluntarios que empezaron su labor en 2004 tras los violentos enfrentamientos que conmocionaron al país.

Más noticias de Internacional