Público
Público
Únete a nosotros

Olmert promete a Mubarak negociar "seriamente" después de Annapolis

Olmert reiteras sus promesas mientras deja claro que en la conferencia auspiciada por los Estados Unidos no se tratará ninguna de las reivindicaciones esenciales para los palestinos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tal vez diga ahora la verdad, pero a estas alturas es difícil creer a Ehud Olmert, máxime cuando las declaraciones pacifistas del primer ministro israelí suelen coincidir con su aparente implicación en un problema de corrupción, lo que sucede muy a menudo.

Amenazado por un nuevo escándalo que ayer copó las informaciones de los medios hebreos, Olmert se reunió con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, en el balneario de egipcio de Sharm al-Sheij y volvió a las andadas con declaraciones que auguran un rápido final del conflicto con los palestinos.

Olmert reiteró que un acuerdo de paz 'es posible' antes de que termine el año 2008, cuando expira el mandato de George Bush, el presidente de Estados Unidos más proisraelí de la historia.

Entiéndase que el primer ministro no garantiza un acuerdo sino que dice que podría haber un acuerdo, y la diferencia entre estas dos cosas es enorme.

Olmert viajó a Sharm al-Sheij con la intención de convencer a Egipto y a los países árabes de que acudan a la conferencia que se celebrará en Annapolis la semana que viene convocada por Bush.

Su presencia interesa a Israel para dar al mundo la imagen de que el estado judío está realmente interesado en la paz, aunque Olmert ha dejado claro al presidente palestino, Mahmud Abás, que en Annapolis no se discutirá ninguno de los asuntos esenciales que interesan a los palestinos.

Olmert comunicó a Mubarak que después de Annapolis Israel sí que negociará 'seriamente' con los palestinos sobre los refugiados, las fronteras y Jerusalén, pero advirtió que antes es necesario cumplir lo estipulado en la Hoja de Ruta.

Uno de los puntos de la Hoja de Ruta exige a la ANP combatir el 'terrorismo', y en la rueda de prensa, Olmert añadió algo que hasta ahora no había dicho, al menos en público: que la Hoja de Ruta debe aplicarse también a la franja de Gaza.

Pero la franja de Gaza está en poder de Hamas y allí Abás ni corta ni pincha. Es decir que esta nueva condición implica que no habrá negociaciones 'serias' hasta que Hamas pierda el control sobre la franja, algo que nada indica que vaya a ocurrir a corto o medio plazo.

Los árabes se reunirán el próximo fin de semana para estudiar su participación en Annapolis, aunque nadie duda de que acudirán todos ellos, incluida Siria.