Público
Público

La ONU pide a Mursi que dialogue y al Ejército que se contenga

La Oficina de la Alta Comisionada para los derechos humanos advierte de que "no debe hacerse nada que ponga en peligro el proceso democrático"

AGENCIAS

La Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR) ha pedido al presidente de Egipto, Mohamed Mursi, que "escuche las demandas y los deseos del pueblo egipcio" y atienda a las preocupaciones de la oposición y ha reclamado al Ejército que tome ninguna medida que pueda socavar el proceso democrático ante el ultimátum lanzado ayer al mandatario.

Rupert Colville, portavoz de la oficina que dirige Navi Pillay, recalcó también que el papel del Ejército era crucial en la situación y avisó de que "no debe hacerse nada que ponga en riesgo el proceso democrático". Asimismo, ha reclamado a Mursi que inicie un "proceso nacional de diálogo serio" para poner fin a la crisis.

Al menos 16 personas han muerto y otras 781 han resultado heridas en los enfrentamientos que se han producido desde el domingo en todo el país durante las protestas contra el presidente, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad. Algunos de los fallecimientos se han producido durante los asaltos a las sedes de los Hermanos Musulmanes, el movimiento vinculado a Mursi. Mientras, miles de manifestantes congregados en diferentes puntos de El Cairo preparan una nueva jornada de manifestaciones masivas en el país, después de que los grupos islamistas hayan llamado a los seguidores de Mursi a salir a la calle.

Los principales aliados del presidente y los Hermanos Musulmanes instaron durante la noche a que los egipcios se manifiesten para "defender la legitimidad" del presidente, ante el plazo de 48 horas que el Ejército dio el lunes a las fuerzas políticas para llegar a un acuerdo que "atienda las demandas del pueblo" y que Mursi ha rechazado. Los grupos islamistas tienen previsto sacar a sus bases principalmente en la plaza de la mezquita Rabea al Adauiya, en el barrio de ciudad Naser, y junto a la Universidad de El Cairo, otro de sus feudos tradicionales.

Mientras, en la emblemática plaza Tahrir, cientos de personas que han pernoctado en tiendas de campaña han comenzado ya a crear pequeñas marchas por el lugar, a la vez que corean eslóganes contra Mursi y los Hermanos Musulmanes. Los comités populares que se encargan de la seguridad en la plaza mantienen cerrados los accesos de vehículos a Tahrir, en previsión de la gran concentración que el movimiento Tamarrud (Rebelión) ha convocado para esta tarde bajo el nombre "La manifestación de la insistencia".

El mismo ambiente de expectación y tranquilidad reina en los alrededores del palacio presidencial de Itihadiya, que también esperan reunir a cientos de miles de personas como ya hicieran el pasado domingo en las manifestaciones más multitudinarias en Egipto desde la revolución contra Hosni Mubarak, en 2011. En las últimas horas ha aumentado el número de tiendas de campaña instaladas en las calles aledañas, varias de las cuales ya han sido cortadas por los comités populares.

Por otro lado, fuentes del Ministerio del Interior han informado a la agencia oficial de noticias Mena de que en las últimas 48 horas las fuerzas de seguridad se han incautado de 208 armas de fuego, cinco granadas y 37 cócteles molotov, además de detener a un número indeterminado de personas.

Más noticias de Internacional