Público
Público

La ONU reconoce que en Siria existe una guerra civil

La OTAN descarta una intervención militar: "No sería el camino correcto" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por primera vez desde que se iniciaran las revueltas en Siria contra el régimen de Bachar al Asad, la ONU ha reconocido que el país está sufriendo una guerra civil entre las fuerzas gubernamentales y la oposición armada.

El subsecretario general para Operaciones de Paz de Naciones Unidas, el francés Hervé Ladsous, señaló que 'hay un aumento enorme del nivel de la violencia. Es tan enorme que de alguna manera eso implica un cambio en la naturaleza' del conflicto. Preguntado sobre si ello supone que el país árabe está en guerra civil, Ladsous respondió: 'Sí, en mi opinión se podría decir eso'.

Hasta ahora, los altos mandos de la organización, como su secretario general, Ban ki-moon, o el enviado especial para Siria, Kofi Annan, se habían limitado a advertir sobre la posibilidad de los enfrentamientos que ya existían se convirtieran en una guerra civil. 

El alto cargo de la ONU dice 'hay un aumento enorme del nivel de la violencia'

'Lo que claramente está ocurriendo es que el Gobierno de Siria ha perdido importantes partes de territorio y varias ciudades ante la oposición, y que quiere retomar el control sobre esas áreas', agregó Ladsous,  según la transcripción distribuida por el departamento que dirige. El francés señaló que la ONU 'ha confirmado informes sobre el uso no solamente de tanques y de artillería, sino también de helicópteros. La oposición también resiste y hay incidentes, muchos, a gran escala cada día'.

Desde Australia, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha descartado una intervención militar de la Alianza en Siria. 'No es el camino correcto', ha declarado. Sobre el enfrentamiento armado entre el régimen y los rebeldes, Rasmussen ha dicho que no estaba seguro de poder definirlo como una guerra civil. Lo que sí ha hecho el jefe de la Alianza es condenar los ataques de las fuerzas de Al Asad: 'Lo que estamos viendo es escandaloso y no hay ninguna duda de que el régimen sirio es responsable de violaciónes del derecho internacional'.

Por su parte, el Gobierno sirio ha acusado a EEUU de interferir 'de forma flagrante' en los asuntos internos del país y de apoyar a grupos terroristas que operan en territorio sirio, así como de encubrir sus crímenes y falsificar posteriormente los hechos ante Naciones Unidas para provocar el descrédito de Damasco. Una fuente oficial del Ministerio de Exteriores ha recalcado, en declaraciones a la agencia estatal siria SANA, que la última escalada verbal por parte de las autoridades estadounidense ha llevado aparejada un incremento de los actos de los actos de violencia ejecutados por terroristas en el país, que 'han ejecutado a múltiples inocentes'.

Una misión de observadores de la ONU fue atacada cerca de la zona de Al Hafa

Victoria Nuland, la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, alertó de que el régimen de Al Asad estaría preparando una nueva masacre en la localidad de Haffeh, situada en la provincia de Latakia. La fuente del Ministerio de Exteriores sirio ha apuntado que las declaraciones de Nuland tergiversan los hechos y falsifican la realidad, animando así a los terroristas a llevar a cabo más masacres en el país. Además, ha dicho que los portavoces del Gobierno estadounidense ignoran los ataques terroristas en Haffeh y les dan cobertura lejos de los ojos de la prensa.

Mientras se cruzan las acusaciones, la violencia en el país dejó ayer otras 36 personas muertas. Además, la Misión de Supervisión de la ONU en Siria (UNSMIS) confirmó que algunos de sus observadores fueron atacados cerca de la zona de Al Hafa, escenario de fuertes bombardeos en los últimos días.

Después de varios intentos obstaculizados por la escalada de la violencia, los cascos azules trataron  de acceder a Al Hafa, en la provincia mediterránea de Latakia, pero una turba, aparentemente residentes de esta zona, se lo impidió al rodear el convoy, tirarles piedras y atacarlos con barras metálicas. Además tres de sus vehículos recibieron disparos, cuyo origen es incierto, según un comunicado de la UNSMIS, que también señaló que los 'cascos azules' volvieron a salvo a sus bases de operaciones.