Público
Público

La oposición denuncia una nueva matanza en Siria: 200 muertos

El Ejército bombardeó la localidad de Tremseh ayer y después dio paso a las milicias Shabbiha, provocando la peor masacre desde que comenzaran las protestas en marzo de 2011. El régimen culpa a 'grupos terroristas'

PÚBLICO/AGENCIAS

El régimen de Bashar al Asad ha reaccionado a la dimisión de su embajador en Irak con un contundente asedio a la localidad de Tremseh (Hama), donde podrían haber muerto en los bombardeos en torno a 200 personas.

Según los testimonios y comunicados de varios grupos de la oposición, el Ejército comenzó a bombardear la ciudad ayer por la tarde matando a decenas de civiles. Después penetraron en Tremseh la milicia progubernamental Shabbiha, asesinando a todo el que se ponía por delante.

'Más de 220 personas cayeron hoy en Tremseh. Murieron por los bombardeos de tanques y helicópteros, ataques de artillería y ejecuciones sumarias', dijo en un comunicado el Consejo de Liderazgo de la Revolución de Hama.

De confirmarse la cifra, se trataría de la peor matanza desde que comenzaran las protestas populares a finales de marzo de 2011. El régimen negó estar detrás de los bombardeos y volvió a acusar a supuestos 'grupos terroristas'.

En declaraciones a Reuters, Fadi Sameh, un activista opositor de Tremseh, dijo que había abandonado el poblado antes de la masacre aunque según le habían contado sus familiares y amigos, 'parece que los milicianos alauíes de las poblaciones cercanas bajaron después de que los rebeldes que la defienden se retiraran y comenzaron a matar a la gente. Casas enteras quedaron destruidas y quemadas por los bombardeos'.

'Cada familia en el lugar parece tener alguien muerto', agregó, antes de señalar que muchos de los cuerpos habían sido llevados a una mezquita local. Según otro de los grupos opositores, hasta allí habrían llegado al menos 150 cadáveres.

La red de activistas también informó de que las fuerzas del régimen abrieron fuego contra las personas que salieron a manifestarse en solidaridad con Tremseh en zonas próximas a la capital siria como Mazeh o Asali.

La ofensiva del régimen llega también a cinco días de que el Consejo General de Naciones Unidas decida si impone sanciones a Asad. Por el momento la situación sigue estancada por la rotunda oposición de Moscú. La ONU sería partidaria, además de las sanciones, de proponer una intervención militar si la situación no mejorara.

El enviado especial de la ONU, Koffi Annan, se reunirá hoy con las autoridades rusas, que sí se han mostrado de acuerdo en ampliar su misión al menos tres meses más, ya que expira el próximo día 20. En un comunicado, el exsecretario general de Naciones Unidas condenó 'las atrocidades' cometidas por el Ejército sirio en Tremseh y se mostró indignado por 'los intensos combates, el gran número de bajas, y el uso de armamento pesado como artillería, tanques y helicópteros'.

Más noticias de Internacional