Público
Público

Pintadas a favor de Hitler en el Museo del Holocausto en Jerusalén

La policía sospecha como posibles autores de los 'graffiti' de judíos ortodoxos, que están en contra de la creación de Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La plaza principal del Museo del Holocausto de Jerusalén (Yad Vashem) ha aparecido esta mañana con mensajes antisemitas y de alabanza a Hitler escritos en hebreo. A juicio de la policía, los autores podrían ser judíos ultraortodoxos contrarios a la existencia del Estado de Israel.

'En la madrugada de hoy, pintaron grafiti en los muros de la plaza del Yad Vashem. Uno de los mensajes decía: 'Hitler, gracias por el Holocausto'. Hemos abierto una investigación y estamos buscando a los sospechosos', explicó el portavoz policial, Miki Rosenfeld.

Los vándalos trazaron una decena de mensajes en el mismo tono, entre ellos uno con la inscripción: 'Si Hitler no hubiera existido, los sionistas tendrían que haberlo inventado'. 'Los sionistas querían el Holocausto', afirma otra de las frases. El portavoz de la Policía ha precisado que los investigadores trabajan sobre la hipótesis de que los autores de las pintadas fueron 'miembros de la comunidad ultrarreligiosa extremista'.

'Si Hitler no hubiera existido, los sionistas tendrían que haberlo inventado', dice una de las pintadas

Algunos sectores ortodoxos han acusado a los fundadores de Israel de haber favorecido en secreto la muerte de alrededor de seis millones de judíos en los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial para facilitar la creación del Estado de Israel, que tuvo lugar en 1948. Esos mismos sectores se oponen abiertamente a la existencia del Estado de Israel, por considerar que se debería haber esperado a la venida del Mesías para la creación de un sistema político judío. 

El director del museo, Avner Shalev, ha declarado sentirse 'horrorizado por este acto de odio patente al Estado (de Israel) y al sionismo' que 'ha cruzado una línea roja'. Yad Vashem, museo y memorial, fue instalado en una colina de Jerusalén en 1953 y es lugar de visita habitual de los dirigentes extranjeros que depositan sus coronas en el Salón de la Memoria.