Público
Público
Únete a nosotros

La Policía italiana detiene a un arzobispo por fraude en la investigación del banco Vaticano

El prelado arrestado es monseñor Nunzio Scarano. Hay otros dos detenidos: un agente de los servicios secretos de Italia y un intermediario financiero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un arzobispo italiano, un agente de los servicios secretos de Italia y un intermediario financiero han sido arrestados, acusados de fraude y corrupción, en el marco de una investigación sobre las presuntas irregularidades en la gestión del llamado banco del Vaticano, el Instituto para las Obras de Religión (IOR).

Los medios italianos informan este viernes de esta operación realizada por la Guardia Di Finanza (policía fiscal italiana) tras la orden de la juez de investigaciones preliminares Barbara Callari.

Se desconocen más detalles sobre los delitos que se les imputan y sólo que se trata de una investigación que ha surgido de las varias pesquisas que la Fiscalía de Roma mantiene abiertas sobre las presuntas irregularidades en el IOR.

El diario Corriere della Sera, en su edición digital, añade que el prelado arrestado es el arzobispo de Salerno, Nunzio Scarano, responsable del servicio de contabilidad del APSA, la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, el ente que gestiona el inmenso capital inmobiliario del Vaticano.

Las detenciones se han producido después de que el pasado miércoles, el Vaticano informara de que el papa Francisco había nombrado una comisión, formada por cinco miembros, que se dedicará en los próximos meses a investigar todo lo que ocurra en el banco del Vaticano, envuelto desde hace años en numerosos escándalos financieros, para una posible reforma.

Scarano ya había sido suspendido por el Vaticano de todos sus cargos después de que se conociera que la Fiscalía de Salerno le investigaba por blanqueo de dinero por un caso relacionado con cheques justificados como donaciones de origen poco claro, por un total de 580.000 euros. Los otros detenidos son Giovanni Maria Zito, exagente de los servicios secretos internos italianos (AISI), ya que había sido destituido hace algunos meses de su cargo, y Giovanni Carinzo, un intermediario financiero.

Según los medios italianos las pesquisas que han llevado a las detenciones se concentraban en la entrada ilegal en Italia de 20 millones de euros desde Suiza.