Público
Público

El presidente de Kosovo asegura que está "dispuesto" a proclamar unilateralmente la independencia

El deseo de Kosovo es mantener 'relaciones amistosas y de buena vecindad con Serbia', dice Fatmir Sejdiu.

EUROPA PRESS

El presidente de Kosovo, Fatmir Sejdiu, aseguró al término de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que está 'dispuesto' a proclamar unilateralmente su independencia'. Asimismo, aseguró que esta independencia 'no se dirige contra nadie' y que el deseo de Kosovo es mantener 'relaciones amistosas y de buena vecindad con Serbia'.

Sejdiu está 'dispuesto a tomar medidas con vistas a la declaración de independencia de Kosovo al lado de sus amigos', declaró el mandatario, citado por el centro de noticias de la ONU. 'La independencia de Kosovo no está dirigida contra nadie', añadió.

A juicio del presidente, la reunión del Consejo 'era la ocasión de expresar nuestro punto de vista sobre el presente y sobre el futuro de Kosovo'. 'Hemos llegado al final de un largo proceso con la 'Troika' y el plan (del enviado de la ONU, Martti) Ahtissari en el que todas las posibilidades de llegar a un acuerdo han fracasado', prosiguió.

De cara al futuro, aseguró el presidente, 'es muy importante que formemos un nuevo gobierno democrático capaz de defender los derechos de todas las comunidades'. 'Nos comprometemos a mantener buenas relaciones en nuestra región y a preservar la estabilidad', aseguró. 'Esperamos que en un futuro próximo podamos establecer igualmente relaciones amistosas y de buena vecindad con Serbia, como se ha propuesto en nuestro tratado de amistad y cooperación', añadió.

En todo caso, 'el futuro de Kosovo pasa por la integración europea y atlántica, y sobre estas bases deseamos elaborar garantías sólidas para todas las comunidades que viven en Kosovo'. El pueblo kosovar 'no podrá olvidar los abusos cometidos contra él', pero desea mantener 'buenas relaciones con el pueblo serbio y todos los pueblos de la región', concluyó.

El Consejo de Seguridad de la ONU concluyó anoche sin un acuerdo las consultas sobre el futuro estatus de Kosovo, tras revisar el informe final del grupo de contacto --la 'troika'--. En la reunión a puerta cerrada estuvieron presentes el primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, el primer ministro electo kosovar, Hashim Thaçi, y el propio Sedjiu.

La Unión Europea y Estados Unidos han llegado a la conclusión, tras la reunión del Consejo, de que las posturas entre ambas partes son irreconciliables. Mientras que Pristina pugna por la independencia de Kosovo, Belgrado se opone rotundamente a ella y ha advertido de que sentaría un mal precedente y crearía inestabilidad en la región.

Este año, la ONU presentó un plan de su enviado especial para Kosovo, Martti Ahtisaari, en el que proponía la independencia de la provincia bajo supervisión internacional, pero fue rechazado por Serbia con el apoyo de Rusia. Desde entonces, las negociaciones pasaron a ser responsabilidad de la 'troika', formada por Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia, pero tras cuatro meses las conversaciones no han derivado en una decisión consensuada.

Los albanokosovares han declarado reiteradamente que de no llegar a un acuerdo satisfactorio proclamarán la independencia, pero el Gobierno serbio ha advertido de que no aceptará ninguna decisión unilateral.

España rechaza la independencia unilateral


Los ministros de Defensa y Asuntos Exteriores, José Antonio Alonso y Miguel Angel Moratinos, han sido muy claros. Ambos manifestaron hoy el 'rechazo' de España a una eventual declaración unilateral de independencia por parte de Kosovo, reivindicando el protagonismo 'decisivo' de la Unión Europea en la definición final del estatuto de la actual provincia serbia.

En rueda de prensa en el Ministerio de Defensa tras la firma de un acuerdo entre ambos Departamentos sobre comunicaciones por satélite, el titular de Asuntos Exteriores y Cooperación aseguró que España 'siempre' ha mantenido una posición 'muy clara' sobre Kosovo ante la OTAN y la Unión Europea, basada en los principios de preservar la seguridad en los Balcanes, mantener al máximo la 'unidad europea' y rechazar una eventual declaración unilateral de independencia.

Moratinos aseguró que si se produce una declaración unilateral para la secesión, el Gobierno tiene una postura 'muy clara' de 'rechazo' y de respaldo al respeto a la legalidad internacional. No obstante, advirtió de que la situación de Kosovo es 'un proceso que todavía no ha concluido' porque sólo se ha producido un primer debate en el Consejo Atlántico y pidió que no se adelanten 'los acontecimientos'.

Alonso también hizo especial hincapié en la importancia de la unidad europea en el futuro de la actual provincia serbia y reivindicó su protagonismo 'decisivo' por encima de cualquier otro actor. 'Estamos hablando de una parte importante de Europa. Estamos hablando de una cuestión europea. Europa tiene que ser un actor decisivo más que nadie. No es una cuestión de terceros', sentenció.

Alonso ratificó el compromiso de España con la misión militar de la KFOR, amparada por Naciones Unidas, cuyo objetivo es preservar la seguridad de los ciudadanos, y reiteró que su colega serbio le solicitó personalmente que las tropas internacionales continuaran en Kosovo.

España aporta actualmente más de 600 efectivos a la KFOR . Además España enviará 15 o 20 personas más para el despliegue de una misión civil europea en Kosovo próximamente, aunque esta decisión todavía no se concretará hasta enero, cuando tenga lugar la próxima reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE en Bruselas.

 

Más noticias de Internacional