Público
Público

Primarias demócratas Sanders encalla en el 'supermartes' ante el empuje de Joe Biden

La candidatura del exvicepresidente de Obama resucita y gana en ocho de los 14 Estados que votaron ayer en las primarias demócratas, si bien Sanders gana en California, el Estado que más delegados aporta, a falta del recuento definitivo.

Bernie Sanders
El senador Bernie Sanders durante un mitin de campaña en Vermont. (CJ GUNTHER | EFE)

A pesar de la amplia ventaja que las encuetas le habían dado al senador por Vermont Bernie Sanders durante toda una semana de cara al supermartes, su campaña encalló ante el resurgimiento del exvicepresidente de Obama, Joe Biden.

Éste vio confirmada así la remontada que emprendió el pasado sábado cuando ganó holgadamente las primarias en Carolina del Sur aupado por el voto de la población negra. Así que a pesar de que las encuestas daban favorito a Sanders en 11 de los 14 Estados que votaron ayer, finalmente Biden ha acabado ganando en ocho frente a cuatro de Sanders, a falta de lo que suceda en Texas (con el recuento al 66%, Biden ganaba a Sanders por dos puntos) y Maine (con el 71% escrutado ganaba Biden también por dos puntos). En ambos Estados Sanders había sido el claro favorito durante meses en los sondeos.

Si la candidatura de Sanders puede aún seguir dando la batalla es por la victoria en California y el resultado en Texas (a falta de cerrar los datos definitivos), los Estados que más delegados aportan. Las candidaturas de la senadora Elizabeth Warren y del multimillonario Michael Bloomberg se hundieron. Warren llegó a perder en su propio Estado (Massachussets) en detrimento de Biden.

En total, en el supermartes de ayer votaron 14 Estados que aportarán 1.357 delegados del total de 3.979 que participarán en la convención final de Milwaukee encargada de elegir al candidato del partido para las elecciones presidenciales de noviembre.

Harán falta 1.991 delegados para obtener la candidatura. De los Estados que votaron ayer, California aporta 415 delegados, Texas 228 y Carolina del Norte 110; el resto, menos de cien. Biden ganó en Carolina del Norte. Por eso era tan decisivo para Sanders las victorias en los dos primeros.

Aún así, la jornada terminó muy lejos de darle a Sanders el impulso casi definitivo que su campaña esperaba, según mostraban los sondeos de los días previos. Claro que todos ellos habían sido realizados antes de la retirada de Pete Buttigieg el domingo y la senadora Amy Klobuchar el lunes, cuyos votos han ido a parar a Biden. Así que la lucha seguirá abierta los próximos meses, cuando 44 Estados y territorios tienen prevista sus primarias. Pero de momento con Biden en cabeza.

Sin embargo, en un escenario con menos candidatos de centro, Sanders lo tendrá cada vez más difícil. Si Warren, que es la candidata más a la izquierda de los centristas, decide retirarse, esto podría darle un plus de votos que no le vendrían mal a Sanders ahora que Biden ha concentrado toda la fuerza del establishment demócrata, siempre que Warren no decida dar su apoyo a Biden. Bloomberg, el más conservador de los candidatos, ha insistido en que seguirá hasta el final y esto sólo puede restarle votos a Biden y en ningún caso al senador por Vermont.

Con todo, para valorar definitivamente el supermartes, habrá que esperar al recuento final, con el que se hará el reparto definitivo de los delegados. Estados como California podrían no ofrecer un resultado final hasta dentro de 30 días (plazo máximo para cerrar el recuento) como sucedió en 2016.

Éxito de la estrategia demócrata contra Sanders

Pero no es que se hayan equivocado las encuestas; más bien habría que decir que acertó el establishment demócrata. Tras la victoria de Biden el sábado en Carolina del Sur y ante el temor de que Sanders se proclamara prácticamente vencedor en el supermartes ante la ventaja que mostraban los sondeos, el Partido Demócrata se puso a trabajar: reforzó a Biden como candidato oficial y después vinieron las oportunas retiradas de Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, ambos candidatos centristas como Biden a quien, para no dejar lugar a dudas, ambos dieron su apoyo expreso.

La estrategia funcionó a la perfección hasta con los votantes indecisos. Según reveló ayer un sondeo de la CNN, la candidatura de Biden absorbió anoche casi todo este voto en detrimento de Sanders. En los casos de Alabama o Tennessee, por ejemplo, el 60% de los indecisos se acabaron inclinando por Biden, cuya candidatura parecía estar muerta tras las tres primeras citas de Iowa, New Hampshire y Nevada, en las que Sanders y Buttigieg tuvieron un rendimiento muy alto.

"¡Estamos muy vivos!", gritó Biden a sus seguidores en Los Ángeles en torno a las 19.30 horas, aún a media hora de cerrarse las urnas en California pero ya seguro de su victoria en siete Estados. La exultación de Biden anoche no era para menos: su victoria el sábado en Carolina del Sur fue la primera de toda su carrera en una campaña electoral y ha participado en tres: 1988, 2008 y 2019-20. Tres días después, se ha visto ganando en ocho Estados más.

"Esta campaña empieza ahora y podemos hacerlo, vamos a por ello, porque fue la clase trabajadora la que construyó este país", proclamó Biden, quien agradeció "los apoyos de Amy Klobuchar, porque por ella ganamos Minnesota, de major Pete y de Beto O’Rourke [candidato de Texas que empezó la carrera por las primarias y abandonó en noviembre]".

Biden no se olvidó de mencionar a Barack Obama y aseguró que el objetivo final de todos sus esfuerzos es ganar a Trump en las elecciones de noviembre: "Estamos literalmente en una lucha por el alma de Estados Unidos. Necesitamos a un presidente que no genere divisiones en el país sino que cierre sus heridas", aseguró.

Sanders: "Vamos a ganar"

Poco antes Sanders se había dirigido a sus seguidores en su Estado, Vermont, en la localidad de Essex Junction. En ese momento su candidatura sólo ganaba en Vermont y Colorado, pero Sanders se mostró confiado y seguro: "Cuando empezamos nos decían: no vais a poder. Pero con absoluta confianza os digo: vamos a ganar y después derrotaremos al presidente más peligroso de la historia de este país", unas palabras que fueron recibidas con júbilo.

"Vamos a ganar porque esto es un movimiento de base multigeneracional que le habla a la clase trabajadora de Estados Unidos, un movimiento que reclama la sanidad pública universal como derecho humano, que los estudiantes puedan ir a la universidad sin endeudarse, un movimiento sin el apoyo de las grandes corporaciones, de Wall Street, de las compañías aseguradoras ni las empresas petroleras", aseguró Sanders.

El senador de Vermont cargó contra Biden, sin nombrarlo de forma explícita, cuando señaló que "hay otros candidatos que han votado a favor de la guerra de Irak y han votado a favor de acuerdos comerciales que han causado la pérdida de millones de puestos de trabajo".

El politólogo de la Universidad de Iowa, Steffen Schmidt, asegura, tras los resultados del supermartes, que no cree que "ninguno de los candidatos alcance en la campaña los 1.991 delegados requeridos para ser candidato en la convención de Milwaukee en julio, que va a ser convención muy disputada".

Si ningún candidato logra reunir el apoyo de esos 1.991 delegados, un reservorio de 771 llamados superdelegados pasará a tener voto en el proceso. Se trata de unos delegados del Partido Demócrata seleccionados no a través de primarias (dependiendo del caso pueden ser senadores, congresistas, etc.) y que en su mayoría pertenecen al establishment del partido. "Así que lo más probable es que voten por Biden mayoritariamente", afirma Schmidt.

En cualquier caso, asegura el politólogo, "la carrera de estas primarias será larga y emocionante y creo que el final no está cerca. Habrá que estar muy atentos a lo que suceda en las próximas rondas de primarias", asegura.

Quedan aún 44 Estados y territorios por celebrar sus primarias. La próxima cita será el 10 de marzo, cuando votarán seis Estados (Idaho, Michigan, Mississippi, Missouri, Dakota del Norte y Washington); después llegarán otras seis citas electorales este mes, en el que 19 Estados realizarán primarias o caucus. Además de éstas, hay tres citas electorales en abril, cuatro en mayo y tres en junio. De hecho, si hay carrera hasta el final, el último Estado en votar será Puerto Rico el 7 de junio.

Más noticias de Internacional