Público
Público

La rebelde hija de papá que encontró una causa

Los excesos de juventud de Marine no la impiden convertirse en la heredera

A. PÉREZ

Es la pequeñita, la menor de las tres hijas Le Pen. Pero la rubia nacida el 5 de agosto de 1968, durante largos años la rebelde, la noctámbula que bebía y bebía y se divertía y se divertía hasta incordiar y pelearse con su padre, al final lo ha conseguido. Es la heredera, la encargada de encontrar la fórmula mágica que lleve al FN al poder, algo que su padre nunca consiguió.

Decir donde nació Le Pen es decirlo casi todo: en Neuilly-sur-Seine, la ciudad de los multimillonarios franceses, de la que Nicolas Sarkozy fue alcalde. Es hija de un padre que pronto se ganó los favores y la financiación de un sector de la aristocracia empresarial.

Dos veces divorciada, madre de tres niños, ahora es la pareja de Louis Alliot, vicepresidente del FN, encargado de elaborar el proyecto. Juntos, tienen un plan: hacer que Hénin-Beaumont, localidad deprimida del norte de Francia donde Marine es electa con resultados del orden del 35% de los votos, se convierta en el laboratorio que pruebe que el ultradechismo social es viable.

Marine Le Pen, líder de los ultras franceses, concentra desde hace años las frases más duras de varios raperos franceses, productores de pensamiento político. La rapera franco-chipriota Diam's le dedicó un retrato asesino. Y Youssoupha le escribió le tema Eterno volver a empezar, auténtica declaración de amor-odio.

Más noticias de Internacional