Público
Público

Los rebeldes libios imploran una intervención internacional

Las tropas gadafistas lanzan una potente ofensiva contra el enclave petrolero de Ras Lanuf

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras el dictador libio Muamar Gadafi acusa a Occidente de tratar de 'colonizar' Libia y la Comunidad Internacional discute si aplicar o no la zona de exclusión aérea sobre el territorio en conflicto, la batalla se centra en el enclave petrolero de Ras Lanuf, a 350 kilómetros al oeste de Bengasi, y donde los rebeldes han concentrado sus fuerzas. La oposición rebelde pide a la comunidad internacional que actúe para evitar el 'derramamiento de sangre'. 'Ya hemos tenido suficiente', imploran.

Las fuerzas gadafistas han lanzado hoy una ofensiva en toda regla con despliegue de tropas, apoyo aéreo y duelo artillero, para tratar de reconquistar el enclave petrolero de Ras Lanuf, a 350 kilómetros al oeste de Bengasi, y donde los rebeldes han concentrado sus fuerzas.

Las tropas han castigado desde el domingo Ras Lanuf, después de haber logrado detener el avance de los milicianos en Ben Yauad, a medio camino entre Ras Lanuf y Sirte, la ciudad natal de Muamar al Gadafi, feudo de su poder y auténtico polvorín militar.

Los ataques aéreos comenzaron temprano en Ras Lanuf, aunque según un portavoz rebelde contactado telefónicamente en el lugar por el canal qatarí Al Yasira, los milicianos combaten incluso cerca de Ben Yauad. Pasado el mediodía un fuerte bombardeo aéreo sobre el puerto de Ras Lanuf pudo alcanzar alguna de las instalaciones que albergan depósitos de crudo, pues tres espesas columnas de humo se elevaban desde allí al cielo.

El Consejo Nacional de Transición Interino (CNTR) alertó a través de su twitter de la nueva ofensiva de las tropas gadafistas que atacan principalmente por el oeste mientras los milicianos tratan de aguantar la posición.

Tres espesas columnas de humo se elevan al cielo desde Ras Lanuf

La corresponsal de Al Yazira sobre el terreno narró mientras se escuchaba el intenso tiroteo que, presumiblemente, las tres columnas de espeso humo negro podían proceder de las instalaciones de la terminal petrolera, que cuenta con un puerto y dos aeródromos, aunque no hay confirmación definitiva sobre su origen, pues todos estaban a cubierto.

Según su relato, el encarnizado ataque procede desde todos los puntos, y principalmente desde el oeste de Ras Lanuf, a donde había acudido a reforzar las defensas numerosos milicianos. Los rebeldes contestan con fuego intenso tras al bombardeo aéreo y existe el temor de que los combates alcancen más depósitos de esta terminal donde diariamente pueden ser exportados 200.000 barriles de crudo y las instalaciones donde hay almacenados productos de alta peligrosidad.

La oposición urgió hoy desde Bengasi a la comunidad internacional a lanzar la intervención militar y logística contra las fuerzas del coronel Muamar el Gadafi, para detener el 'derramamiento de sangre'.

'No sólo pedimos la creación de una zona de exclusión aérea, sino también el bombardeo de ciertas localizaciones estratégicas, los campos donde tiene a sus mercenarios, sus fuerzas de seguridad y en especial el complejo militar de Bab al Azaziya (en el sur de Trípoli)', dijo a Efe un portavoz del Consejo Nacional Transitorio Interino (CNTR) Isam Geriani.

'No es tiempo de discusiones, es tiempo de moverse. Ya hemos tenido suficiente'.Geriani, que mostró su descontento con lo que calificó como un lento avance de la comunidad internacional, insistió en que 'no es tiempo de discusiones, es tiempo de moverse (...). Ya hemos tenido suficiente'.

'Consideramos que lo que ha ocurrido en Libia es una tragedia, pero cuán grande tiene que ser' para que tenga lugar una intervención militar, se preguntó el portavoz del CNTR, que cifró en más de 3.500 el número de víctimas mortales desde el comienzo del levantamiento popular hace tres semanas.

Geriani condenó, asimismo, al régimen de Gadafi por el uso de misiles contra la localidad de Al Zauiya, al suroeste de Trípoli y por los bombardeos aéreos contra Ras Lanuf, en el centro-este del país.

'No tenemos nada con lo que hacer frente a este tipo de ataques de las fuerzas de Gadaf. Ni siquiera podemos defendernos', subrayó el portavoz antes de agregar que la mayor parte de sus fuerzas eran milicianos civiles sin preparación alguna.

Más cerca de la capital, la oposición rebelde asegura que lleva prácticamente dos días sin contacto con la ciudad de Al Zauiya, 92 kilómetros al suroeste de Trípoli y asediada desde hace cinco días por las brigadas del coronel Muamar el Gadafi.

'El régimen controla las comunicaciones', aseguró el miembro del consejo de información del Consejo Nacional de Transición Interino (CNTR), Bara al Jatib. Un portavoz del CNTR, Isam al Geriani, apuntó también que hasta la comunicación vía satélite funciona con muchos problemas. Las dos fuentes creen que las Fuerzas Armadas libias continúan bombardeando la localidad, sometida a un intenso cerco desde hace seis días.