Público
Público

El régimen de Saleh reprime a sangre y fuego las protestas en Yemen

Las fuerzas del dictador matan a una veintena de manifestantes pro democracia en Taiz

PÚBLICO

El rechazo, hace 10 días, de Alí Abdalá Saleh de firmar el acuerdo de paz en Yemen ha hundido al país árabe, uno de los más pobres del mundo, en una guerra civil y en una represión continua por parte de las fuerzas de seguridad del dictador, en el poder desde 1978. Al menos 20 personas murieron en los últimos dos días en enfrentamientos con la Policía en Taiz, la tercera ciudad de Yemen. El régimen, que para quedarse argumenta que no puede dejar el país en 'el caos', bombardeó una ciudad en manos, según las autoridades, de Al Qaeda.

Los manifestantes estaban reunidos el domingo en la plaza de la Libertad de Taiz, exigiendo la salida inmediata de Saleh, cuando las fuerzas de seguridad dispararon contra los manifestantes y avanzaron con blindados para desalojar el lugar. Los testigos narran que algunas de las víctimas fueron aplastadas con excavadoras. En dos días de represión, murieron al menos 20 personas y otras 150 resultaron heridas. 'La mayoría de los heridos fueron alcanzados por munición real, pero algunos fueron atropellados por excavadoras', dijo una fuente médica a la agencia Reuters.

Una ciudad del sur, supuestamente en manos de Al Qaeda, es bombardeada

Las fuerzas de Saleh usaron cañones de agua y gas lacrimógeno para dispersar la protesta y el campamento que los opositores habían levantado en la plaza fue incendiado. La Policía también detuvo a decenas de manifestantes. 'Las fuerzas de seguridad están persiguiendo a jóvenes en callejones, después de que los soldados hayan cerrado los puntos de entrada a la ciudad', dijo el activista Boshra al Maqtari.

Desde que se iniciaron las protestas en Yemen, el pasado mes de enero, Taiz era uno de los feudos de la oposición, con las protestas más duras contra el régimen de Saleh. La mayoría de los manifestantes había rechazado el plan de transición propuesto por el Consejo de Cooperación del Golfo, porque otorga inmunidad al dictador.

La situación también era tensa en la ciudad sureña de Zinjibar, tomada por supuestos miembros de Al Qaeda. La localidad fue bombardeada, aunque no se informó de víctimas mortales. También en el sur fueron secuestrados tres trabajadores franceses de la ONG Triangle Génération Humanitaire. 'La tesis del secuestro es cada vez más creíble', informó el Ministerio francés de Asuntos Exteriores.

Más noticias de Internacional