Público
Público

La represión militar en la plaza Tahrir se recrudece

Fuentes médicas aseguran que esta mañana han fallecido cuatro personas en el quinto día seguido de enfrentamientos

PÚBLICO.ES / EFE

Lejos de calmarse los ánimos en la plaza Tahrir de El Cairo, este martes han rebrotado los enfrentamientos entre los opositores que siguen acampados en la emblemática plaza egipcia y las fuerzas militares que pretenden desalojarla como sea.

Fuentes médicas citadas por el diario Al Ahram en su edición electrónica aseguran que ya son cuatro los muertos durante la mañana. Yamen El Genedy, un médico del hospital de campaña instalado en la mezquita Omar Makram que se encuentra en la plaza, ha indicado al diario que han llegado a las 8:00 horas los cuerpos sin vida de cuatro personas, todas ellas con heridas de bala.

"Las balas habían entrado y salido de sus cuerpos, lo que parece el resultado de francotiradores. La fuerza de los disparos era muy fuerte", ha explicado el facultativo, precisando que uno de los fallecidos era un joven de 19 años.

El balance oficial hasta ahora, de los enfrentamientos que se vienen sucediendo desde el viernes, cuando comenzaron los disturbios frente a la sede del Gobierno próxima a Tahrir, es de doce víctimas mortales y 815 heridos, que no incluirían los cuatro muertos de hoy.

Tras una noche en la que no han cesado los enfrentamientos, las fuerzas de seguridad han intentado nuevamente a primera hora de esta mañana evacuar la plaza Tahrir, símbolo de la Revolución del 25 de enero que derrocó al presidente Hosni Mubarak, atacando a los manifestantes que estaban concentrados en ella.

Según informa Al Masry al Youm, las fuerzas de seguridad avanzaron hacia los manifestantes antes de lanzar gases lacrimógenos y emplear munición real. Esto obligó que los manifestantes se retiraran hasta el Museo Egipcio, situado en un extremo de la plaza, y la plaza Talaat Harb.

A continuación, con la luz del día, las fuerzas de seguridad se retiraron nuevamente a sus posiciones anteriores detrás de los muros de hormigón erigidos en una esquina de las calles Sheij Rihan y Qasr al Aini, donde se encuentra el Parlamento.

Según la agencia estatal MENA, algunos manifestantes han conseguido derribar parte del muro y han lanzado piedras y cócteles molotov contra las fuerzas de seguridad, que han respondido lanzando dichos proyectiles de vuelta.

Entretanto, la Alianza Democrática para Egipto, de la que forma parte el Partido Libertad y Justicia (PLJ) de los Hermanos Musulmanes, ha denunciado ante el fiscal general al comandante de la Zona Militar Central, general Hassan al Rowini, al jefe de la Policía Militar, general Hamdi Badin, y al ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, acusándoles de instigar la muerte de los manifestantes en los últimos días.

Según ha explicado un portavoz de la Alianza, Wahid Abdel Megid, acusan a los tres de no proteger adecuadamente el Parlamento, que ha resultado dañado durante los disturbios de los últimos días, y de la muerte de los manifestantes.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, advirtió ayer a los miembros de la Junta Militar de que corren el riesgo de ser encausados por complicidad en crímenes graves si no actúan de inmediato contra la "brutal" represión en el centro de El Cairo. 

Más noticias de Internacional