Público
Público

Ruanda arresta a la rival de Kagame

La opositora aspirante a la presidencia es acusada de 'negar el genocidio'

EFE

La policía de Ruanda detuvo hoy a la líder opositora y aspirante a candidata presidencial Victoire Ingabire por 'negación del genocidio', entre otros cargos, informó la agencia oficial RNA. 'La política de la oposición Ingabire está finalmente detenida y acusada de diversos cargos, entre ellos la negación del genocidio y la conexión con los rebeldes de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR)', indicó esa agencia.

La guerrilla hutu de las FDLR la formaron en la vecina República Democrática del Congo (RDC) en el año 2000 antiguos elementos de las milicias Interahamwe y ex miembros de las fuerzas armadas ruandesas, y se las considera herederas de los grupos autores del genocidio de 1994. Victoria Ingabire, de la etnia hutu, regresó a Ruanda en enero junto con su ayudante Joseph Ntawangundi, tras pasar 16 años en el exilio en Holanda. Inmediatamente, la policía empezó a investigarla, lo que le impidió registrar su partido y presentarse oficialmente como candidata a las elecciones presidenciales previstas para el próximo agosto.

Ingabire desató la polémica al afirmar a su llegada que durante el genocidio también hubo crímenes de guerra y de lesa humanidad contra los hutus y no sólo contra los tutsis. En 1994, y en apenas 100 días, entre 800.000 y un millón de personas fueron asesinadas por milicias y elementos radicales del ejército ruandés.

Las víctimas fueron principalmente miembros de la etnia tutsi, pero también hutus no extremistas que se negaron a sumarse a la orgía de sangre o que escondieron a tutsis en sus casas. La guerrilla tutsi del Frente Patriótico Ruandés (FPR) del actual presidente Paul Kagame detuvo el genocidio en junio de aquel año y ha mantenido un poder absoluto desde entonces. Desde 2008, una ley prohíbe cuestionar la versión oficial del genocidio o negar que este ocurrió, delito que puede conllevar entre 10 y 25 años de prisión.

El pasado 23 de marzo, cuando Ingabire iba a salir del país, la policía la detuvo en el aeropuerto de Kigali y, al día siguiente, su asistente Ntawangundi, que había sido previamente arrestado, fue condenado a 17 años de cárcel tras ser acusado de participar en el asesinato de ocho tutsis en una escuela de la que fue director.

Ingabire y otros opositores han acusado a Kagame de autoritarismo y las organizaciones de derechos humanos Human Rights Watch y Amnistía Internacional han condenado la instrumentalización del genocidio que el régimen ruandés lleva a cabo para reprimir la disidencia interna.

Más noticias de Internacional