Público
Público

Rusia se reúne con la oposición siria pero se niega a sancionar a Asad

Moscú sigue haciendo valer su veto en la ONU. El ministro Lavrov se reunió con los opositores mientras cinco buques se dirigen a Tartus

PÚBLICO

Rusia sigue moviendo sus hilos en Naciones Unidas para vetar una resolución en contra del régimen de Bashar al Asad. En la reunión del Consejo de Seguridad que comenzó ayer en Nueva York, las autoridades de Moscú distribuyeron un borrador en el que aceptaban que la misión encabezada por el enviado especial Kofi Annan se extendiera durante otros tres meses, sin embargo frenaba en seco cualquier intento por sancionar a Asad.

Las negociaciones siguen su curso aunque el veto ruso ha resultado imprescindible para la supervivencia del dictador sirio. En dicha reunión, Annan volvió a insistir en la necesidad de que Irán ejerza de interlocutor con Damasco para intentar frenar la matanza de civiles.

Mientras tanto, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, se reunió esta mañana con emisarios del Consejo Nacional de Siria (SNC), los opositores a Asad, para ver su posición con respecto al conflicto en el que han muerto más de 16.000 personas desde marzo del año pasado. Las conversaciones se cerraron con una conclusión parecida a la de Naciones Unidas, Rusia no va a dejar de lado a Asad y no quiere oir hablar de transición por lo que la oposición ha acusado a Moscú de estar colaborando con los crímenes del régimen.

"El pueblo sirio no entiende la posición de Rusia. ¿Cómo puede seguir proporcionando armas? ¿Cómo pueden seguir vetando las resoluciones? Es necesario frenar los asesinatos masivos", dijo Burham Ghalioun, uno de los antiguos líderes opositores a la agencia Reuters.

La oposición siria se ha negado en todo momento a negociar con el régimen si Asad no dimite pero esto es algo que Rusia considera inadmisible. "Hemos dejado muy claro que cualquier periodo de transición conlleva obligatoriamente la salida de Asad, si no, no estamos dispuestos a hablar de este tema", aseguró Abdelbasset Sida, líder del SNC.

Según informaba ayer The New York Times, Moscú, en una demostración de fuerza, ha enviado varios barcos de guerra -cinco según las autoridades rusas, 11 según el periódico- a la zona aunque Moscú aseguró hoy a Reuters que el objetivo es la hacer llegar a Siria  material destinado a trabajos de mantenimiento y reparaciones en el puerto de Tartus.

Este miércoles además surgieron algunos rumores sobre la posible deserción del embajador sirio en Irak, Nawaf al-Fares. Ni el Gobierno iraquí, ni el sirio han confirmado la noticia aunque para el SNC "esto es solo el principio de una serie de deserciones a nivel diplomático".

Más noticias de Internacional