Público
Público

Rusia El estado de salud del opositor ruso Navalni empeora, a ocho días de iniciar una huelga de hambre en prisión

Alexéi Navalni está en huelga de hambre en protesta por la prohibición de que su delicado estado de salud sea supervisado por un médico externo a la prisión donde cumple condena. Denuncia que Putin ha ordenado su asesinato a Inteligencia. 

El líder opositor Alexéi Navalni
El líder opositor Alexéi Navalni. Reuters/Archivo

El líder opositor ruso, Alexéi Navalni, ha perdido ocho kilos desde el inicio a finales de marzo de la huelga de hambre en prisión, donde cumple una condena de dos años y medio, informó este lunes el equipo del político ruso. "La situación actual de Navalni es la siguiente: pesa 77 kilos, ha perdido 15 kilos desde que está en prisión", dijeron sus colaboradores en Twitter.

A la vez, los aliados de Navalni agregan que el político ha abandonado la enfermería de la cárcel, donde ingresó hace una semana con síntomas de una infección respiratoria. Los abogados de Navalni confirmaron más tarde que el opositor no tenía coronavirus, pero sí sufría una hernia doble y una protusión discal, según desveló un examen médico que se le realizó en prisión.

Navalni se declaró en huelga de hambre el pasado 31 de marzo para protestar contra la negativa de los servicios penitenciarios a permitirle ser examinado por un médico independiente de los dolores de espalda que le aquejaban. De acuerdo con los colaboradores del opositor, Navalni sigue sin poder ver a su médico de confianza.

"Si antes había perdido sensibilidad en ambas piernas, ahora le ocurre lo mismo con las manos", informan sus abogados

En una visita de sus abogados la pasada semana a su cliente, estos contaron que, si antes había perdido sensibilidad en ambas piernas, ahora le ocurre lo mismo con las manos, además de que "siente dolor al andar". Los abogados afirmaron tras consultar con un especialista que la medicación que le han recetado en la enfermería de la prisión donde se encuentra ingresado "no sólo no es eficaz, sino que puede empeorar su estado".

"Muerte lenta"

Amnistía Internacional denunció la semana pasada que las autoridades rusas están sometiendo al político a "una muerte lenta" y su secretaria general, Agnes Callamard, se dirigió al presidente ruso, Vladímir Putin, al que exigió que Navalni sea tratado por sus médicos de confianza.

El líder opositor, que ya estuvo en coma en agosto de 2020 tras ser envenenado con un agente químico, ha acusado al presidente ruso de haber ordenado su asesinato al Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

Más noticias de Internacional