Público
Público

Sarkozy gana en las departamentales y la extrema derecha sufre un inesperado revés

Pese a que las encuestas auguran un resultado ajustado, la UMP del expresidente francés se ha impuesto con holgura al Frente Nacional de Marine Le Pen. 

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3

Marine Le Pen valora los resultados de las elecciones locales en Francia. /EFE

PARÍS.- El conservador partido UMP del expresidente Nicolas Sarkozy y sus aliados ganaron el domingo la primera ronda de elecciones departamentales en Francia, dejando sin el triunfo que esperaba la extrema derecha del Frente Nacional que lidera Marie Le Pen.

El resultado es un inusual revés para Le Pen, quien tenía esperanzas de que su partido antieuropeísta y antiinmigración podría imponerse en la votación en primera ronda, reforzando su objetivo de ser una candidata seria en la elección presidencial de 2017.

De acuerdo a resultados oficiales parciales que coincidían con los sondeos a pie de urna, el UMP y sus aliados obtuvieron en conjunto alrededor del 30% de los votos nacionales, por delante del 26% del Frente Nacional. Los sondeos preelectorales mostraban a la derecha y a la extrema derecha a la par en votos.

Como se vaticinaba, el Partido Socialista del presidente Francois Hollande quedó en tercer lugar, con un 20% de los votos, lo que manifiesta su impopularidad tras no cumplir con sus promesas de reducir el desempleo, que actualmente roza el 10%.

 

Sarkozy descartó de inmediato cualquier alianza entre UMP y los candidatos de FN en la segunda ronda, que se llevará a cabo el domingo próximo y en la que se decidirá quién controla los "departamentos" de Francia, uno de los niveles del complejo sistema de gobiernos locales del país.

"A aquellos que votaron por Frente Nacional, entendemos sus frustraciones", dijo Sarkozy desde la sede de UMP. "Pero ese partido no va a solucionar los problemas de Francia, sólo los empeorará".

Sarkozy regresa con fuerza

Sarkozy salió de su retiro el año pasado y quiere asegurarse un lugar en las primarias que realizará su partido el año próximo para la elección presidencial de 2017.

Le Pen, que propugna un retorno del franco y ha celebrado la ascensión al poder del izquierdismo en Grecia, es uno de los varios líderes radicales que han surgido con fuerza en Europa tras la crisis económica del 2008-09.

Si bien los resultados del domingo significan que ya no puede sostenerse que el Frente Nacional es el partido más popular de Francia, Le Pen declaró que el resultado igualmente era una victoria para un partido casi totalmente ausente en los departamentos en la actualidad y un bofetón para el primer ministro de Hollande, Manuel Valls.

"Manuel Valls debe escuchar ahora el mensaje de los votantes y tener la decencia de entregar su renuncia al presidente", dijo a sus simpatizantes, aunque Hollande ya ha dicho que mantendrá en su puesto a Valls más allá de los resultados electorales.