Público
Público

Por qué el Tíbet se rebela contra el Gobierno chino

Seis claves para entender la crisis tibetana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Qué provocó las recientes protestas en el Tíbet?

La primera manifestación, el 10 de marzo, conmemoró la rebelión fallida contra el Gobierno chino en 1959 en la que murieron más de 80.000 tibetanos y que provocó el exilio del Dalai Lama a la India. La Policía disolvió la protesta pacífica y arrestó a varios monjes a las afueras de Lhasa, la capital tibetana. Entre el 11 y el 13 de marzo los monjes budistas salieron a las calles para pedir la liberación de sus compañeros y las protestas se expandieron a otras provincias con amplias minorías tibetanas.

El 14 de marzo las protestas se volvieron violentas. ¿Qué ocurrió y por qué?

Según testigos, centenares de tibetanos destrozaron vehículos y negocios regentados por chinos han, que son la etnia mayoritaria en China pero cuya presencia en Tíbet era insignificante hasta 1950, cuando las tropas chinas invadieron la región. Una de las causas más probables es el resentimiento de la población autóctona tibetana hacia los han.

¿A qué se debe el resentimiento?

Los tibetanos acusan a los han de ser los principales beneficiarios de la modernización económica. El resentimiento ha aumentado desde 2005, cuando Pekín puso a Zhang Qingli al frente del Tíbet. Qingli, de etnia han, dirigió la represión contra los separatistas uighures de Xinjiang antes de ser trasladado al Tíbet. Desde su llegada, se han restringido aún más las libertades religiosas. A diferencia de China, un Estado formalmente ateo, los tibetanos son profundamente religiosos y reconocen al Dalai Lama como su líder religioso y político.

China admite 19 muertos mientras el Gobierno en el exilio del Dalai Lama habla de 135. ¿Quién miente?

Pekín ha cerrado el Tíbet a observadores y periodistas extranjeros salvo en visitas muy controladas y no permite ninguna investigación independiente. Sin un cambio de actitud será muy difícil aproximarse a lo ocurrido.

¿Cómo ha respondido la comunidad internacional?

Las organizaciones de derechos humanos han señalado que Tíbet es un ejemplo más de la violación sistemática de derechos humanos de China y han pedido el boicot a los Juegos. Los gobiernos occidentales lo rechazan y sólo algunos jefes de Estado europeos como Francia, Alemania y Polonia se ausentarán en la ceremonia de apertura.

¿Las manifestaciones en el Tíbet continuarán en los próximos meses?

'La extensión e intensidad de la revuelta tibetana en esta ocasión parece sugerirnos que nos encontramos tan solo ante el inicio de un largo período de inestabilidad en el Tíbet, que puede acabar afectando a China en su conjunto. Si ello fuera así, las consecuencias políticas y económicas del conflicto podrían repercutir sobre todo el planeta', dice Josep Lluís Alay, del Observatorio del Tíbet y Asia Central de la Universidad de Barcelona. Robert Barnett, director de Estudios Tibetanos de la Universidad de Columbia, cree en cambio que 'las protestas cesarán porque la presencia policial es altísima y los tibetanos ya han transmitido lo que querían'.