Público
Público

Los trabajadores españoles de Gibraltar acusan a Margallo de desviar la atención

Su portavoz expresa su malestar y la "indignación" por la situación actual. El Gobierno británico expresa su "preocupación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La escalada de tensión en Gibraltar impulsada por el Gobierno del PP no es bien vista por los trabajadores españoles en el peñón. Manuel Márquez, delegado de la Asociación Sociocultural de Trabajadores Españoles en Gibraltar (Astecg) expresó este domingo su temor a que el conflicto afecte a sus empleos y a las relaciones de vecindad con los gibraltareños. Acusó al Gobierno español de querer 'desviar la atención de otros temas'.

Márquez no ocultó este domingo su malestar y la 'indignación' por la situación actual. 'Somos trabajadores, no políticos, y lo que queremos es trabajar en paz'. Además, Márquez puso el foco en los enfrentamientos que están causando las colas que se están viviendo en la frontera.

Ante las largas colas que se producen en la verja son muchos los ciudadanos que optan por acceder al Peñón andando. Márqueza advirtió que muchas personas de La Línea de la Concepción no pueden permitirse el lujo de 'perder el empleo' ante el alto índice de paro de la ciudad.

El delegado de Astecg indicó que en la actualidad hay unos 10.000 españoles que trabajan en Gibraltar y que unas 30.000 personas cruzan cada día la frontera y denunció que se está produciendo 'una vulneración del derecho de los ciudadanos', con colas que han llegado a durar hasta siete horas.

Por ello, Astecg remitirá una carta al Gobierno español para mostrar su malestar por los problemas en la frontera, una misiva firmada 'por todos los partidos de La Línea salvo el PP, que está estudiándola', según Márquez.

El delegado de los trabajadores españoles en el Peñón lamentó que se 'provoquen' este tipo de conflictos para 'desviar la atención de otros temas' y dijo que se ha 'manipulado' el lanzamiento de bloques de hormigón en aguas de la bahía por parte de Gibraltar, ya que Andalucía 'ha lanzado muchos más para proteger la fauna marina y de eso no se dice nada'.

Durante la mañana de este domingo no se produjeron grandes problemas para acceder al Peñón y el flujo de entrada y salida de vehículos fue normal.

Por su parte, el Gobierno británico expresó el domingo su 'preocupación' por los comentarios del ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, sobre las nuevas medidas que estudia España en relación a Gibraltar tras las quejas del Peñón por los controles en la frontera. En una entrevista publicada hoy en el diario español ABC, García-Margallo dijo que los controles que hace España en la Verja (de Gibraltar) 'son legales y va a haber más'. 

El ministro españoles también señaló que Madrid está pensando en 'crear una tasa de 50 euros para entrar y 50 euros más para salir' de Gibraltar, recaudación que consideró vendría muy bien para ayudar a los pescadores españoles.

Tras esta entrevista, un portavoz del Ministerio británico de Exteriores dijo que el Gobierno está 'preocupado por los comentarios de hoy sobre Gibraltar, algo que estamos evaluando'. 'Como hemos dicho, no vamos a comprometer nuestra soberanía sobre Gibraltar, ni nuestro compromiso con su pueblo. Continuamos utilizando todas las medidas necesarias para salvaguardar la soberanía británica', añadió el portavoz.

Debido a la inquietud en Londres por los controles y las colas que se forman para entrar y salir del Peñón, el Gobierno británico pidió el viernes a la Embajada de España en Londres explicaciones. Pocos días antes, las autoridades gibraltareñas enviaron a la Comisión Europea un informe en el que se quejaban de la actuación de España, que, por su parte, denuncia el vertido de 70 bloques de hormigón en aguas que rodean el Peñón.

'Como hemos dicho, no vamos a comprometer nuestra soberanía sobre Gibraltar, ni nuestro compromiso con su pueblo'

Además, el fin de semana pasado, el ministro británico de Exteriores, William Hague, habló por teléfono con García-Margallo para tratar estos retrasos en la frontera. Al hablar del origen de la actual situación, García-Margallo se refirió a la legislación medioambiental gibraltareña de la época del anterior ministro principal de Gibraltar Peter Caruana, 'cuya única finalidad era impedir que los pescadores españoles pudiesen faenar en esas aguas a la manera tradicional'. 'El Reino Unido logró que la UE autorizara declarar las aguas de Gibraltar, unas 5.000 hectáreas, de interés comunitario, aprobando especiales medidas de conservación', recordó García-Margallo.

En los últimos días, García-Margallo ha insistido en recordar que Gibraltar no forma parte del espacio Schengen y que, al no ser un territorio aduanero comunitario, los controles en la verja del Peñón 'son irrenunciables' para España.

Londres considera las aguas del Peñón como británicas, pero que España las reconoce como españolas. Gibraltar afirma que tiene jurisdicción sobre tres millas náuticas alrededor del Peñón, algo que no reconoce España, pues en virtud del Tratado de Utrecht de 1713 solo admite la soberanía gibraltareña sobre las aguas del puerto.

Más noticias de Internacional