Público
Público

Dimite el jefe de campaña de Trump tras revelarse que recibió 13 millones de dólares de un partido prorruso

El magnate se ha mostrado arrepentido, por primera vez, ante algunas frases dichas "en caliente" en sus polémicos mitines y lo ha justificado al afirmar que "no es un político" sino alguien "que ha dedicado toda su vida a hacer negocios".

Publicidad
Media: 2
Votos: 5

Donald Trump, candidato republicano, durante su mitin en Carolina del Norte/REUTERS

NUEVA YORK.—Paul Manafort, el jefe de campaña del candidato presidencial republicano, Donald Trump, ha presentado su dimisión dos días después de que el magnate neoyorquino remodelara su equipo para la recta final de la campaña."Esta mañana Paul Manafort me ha ofrecido su dimisión, y yo la ha aceptado", ha dicho Trump en un comunicado, en el que agradecía el "gran trabajo" realizado por su jefe de campaña durante el proceso de primarias y la convención republicana.

La dimisión se produce unos días después de que el periódico "The New York Times" publicara que Manafort recibió durante un periodo de seis años casi 13 millones de dólares procedentes de un partido prorruso en Ucrania. Dos días más tarde, Trump reestructuró el equipo y puso al frente de su campaña a Stephen Bannon, directivo de un medio conservador conocido por defender su estilo provocador, y a Kellyanne Conway, hasta ese momento asesora y analista de encuestas de la candidatura.

Los pagos a Manafort aparecen en unos libros de contabilidad secretos del derrocado presidente ucraniano Víktor Yanukóvich que están siendo investigados por la Oficina Anticorrupción en Kiev.

"The New York Times" publicó que esos pagos a Manafort, entre 2007 y 2012, aparecen en unos libros de contabilidad secretos del Partido de las Regiones del derrocado presidente ucraniano Víktor Yanukóvich que están siendo investigados por la Oficina Anticorrupción en Kiev. Además, el periódico aseguró que entre las transacciones dudosas hay un acuerdo por 18 millones de dólares para vender activos de una televisión a un consorcio montado por Manafort y el oligarca ruso Oleg Deripaska, cercano al presidente ruso, Vladímir Putin.

Manafort se unió a la campaña en marzo pasado, tres meses antes de la dimisión del hasta entonces responsable de la campaña, Corey Lewandowski, por sus relaciones "hostiles" con la prensa y el malestar de algunos miembros del Comité Nacional Republicano por sus continuas salidas de tono. Una de las últimas, la expulsión de una madre y su bebé de un mitin en Virginia.

Pero el magnate no acostumbra a rectificar o pedir disculpas pero, quizá motivado por los acontecimientos, ahora ha mostrado su "arrepentimiento" por algunas de las cosas que ha dicho con los ánimos caldeados durante la campaña electoral, especialmente aquellas que han causado "dolor personal". Fue en un acto en Carolina del Norte, el primero después de reestructurar este jueves a su equipo de campaña.

"A veces, en caliente y hablando sobre una multitud de temas, uno no escoge las palabras acertadas o dice algo equivocado. Yo he hecho esto, y lo crean o no me arrepiento de ello, particularmente cuando ha podido causar dolor personal", ha dicho, y ha aprovechado para recordar que "hay demasiado en juego" para los republicanos en las elecciones como para "consumirse" con este tipo de polémicas.

Además, ha justificado su temperamento, criticado por muchos de sus compañeros de partido, con que "no es un político" de carrera sino alguien "que ha dedicado toda su vida a hacer negocios".  Trump ha afirmado que nunca quiso aprender "el idioma de los políticos" y jamás ha sido "políticamente correcto" porque "toma demasiado tiempo".

El ahora cantidato se dio a conocer como aspirante presidencial con un discurso en el que acusó a los inmigrantes mexicanos de "violadores", "criminales" y "traficantes de droga" y durante los siguientes meses pasó por encima de sus rivales republicanos con continuos ataques personales hasta lograr la nominación.

Muchos esperaban que después de ser proclamado oficialmente candidato moderaría sus modales, pero lejos de eso, ha protagonizado un espiral de polémicas que lo ha hundido en las encuestas.