Estás leyendo: Los tuaregs avanzan en Mali

Público
Público

Los tuaregs avanzan en Mali

Miles de personas de diferentes confesiones se concentraron ayer en Bamako para pedir el fin de la violencia

EFE

Los rebeldes tuareg de Mali, que se levantaron en armas el pasado enero para pedir la independencia del norte del país, han empezado a entrar en la ciudad de Gao, al noroeste del país, sin apenas encontrar focos de resistencia, según han informado fuentes rebeldes y un funcionario provincial. En esa ciudad se encuentra el principal cuartel de la región.

Anoche, el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA), lanzó una ofensiva contra tres ciudades de la provincia de Gao, entre ellas la capital, pocas horas después de haberse hecho con el control de la ciudad de Kidal, centro administrativo de la región del mismo nombre y situada al norte.

El nuevo ataque coincidió con la celebración en Bamako de una multitudinaria concentración convocada por la asociación de líderes religiosos de Mali, en la que se concentraron miles de personas de diferentes confesiones para pedir el fin de la violencia.

En el estadio de Modibo Keita, en la capital de Mali, Mohamud Dicko, miembro del alto Consejo Islámico de Mali, ha instado a "restablecer el diálogo entre los hijos de Mali" y exige a la Junta Militar golpista, que el pasado día 21 derrocó al presidente Amadu Tumani Turé, a negociar con la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), que expulsó a Mali de su seno y que hace dos días dio un ultimátum para restablecer el anterior poder: El bloque amenazó con aplicar un embargo diplomático y económico, así como con el cierre de fronteras de los países integrantes.

Como respuesta, un representante del presidente de la junta militar, Amadú Haye Sanogo, ha acudido a Burkina Faso para reunirse con el presidente del país y mediador de la crisis, Blaise Compaoré. Los países de la CEDEAO se reunieron el pasado jueves en Abiyán (Burkina Faso), después de un intento fallido de encontrarse con el líder golpista maliense en Bamako, debido a que simpatizantes de la asonada militar bloquearon el aeropuerto para impedir el aterrizaje de los aviones en los que viajaban las delegaciones.

Tras la caída ayer de la ciudad maliense de Kidal (noreste) en manos de los tuareg, el jefe de la Junta Militar maliense, Amadou Sanogo, pidió a los países de la CEDEAO que se impliquen en la solución del conflicto, cuya situación en el norte del país consideró preocuante.

El levantamiento armado tuareg, que estalló el 17 de enero ha causado numerosas víctimas mortales, más de 200.000 desplazados y refugiados, y fue el detonante de una crisis en el seno de las Fuerzas Armadas que desembocó en el golpe de Estado del 21 de marzo.