Público
Público
Únete a nosotros

La UE revisará este año la seguridad de sus centrales

Los responsables europeos contratarán a "expertos independientes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los 143 reactores nucleares instalados en suelo de la Unión Europea serán revisados antes de fin de año. El comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, anunció ayer un 'acuerdo general' de los responsables de seguridad nuclear europeos para someter a las centrales a unas pruebas de resistencia que evaluen de nuevo sus riesgos. En la reunión también participaron responsables de la industria nuclear, y unos y otros reiteraron que las posibilidades de que se repitan las circunstancias de Fukushima son muy remotas.

Pero la estadística no impedirá a Europa protegerse de lo imposible, por lo que por primera vez se analizará con criterios comunes el estado de cada central. La Comisión pidió ayer que el examen sea responsabilidad de 'expertos independientes' tanto de la industria como del ámbito ecologista, y que los resultados 'sean hechos públicos'. Durante los próximos tres meses, empezando con una reunión extraordinaria el próximo lunes, los ministros de Energía decidirán los criterios exactos. Sin embargo, Oettinger adelantó ayer que entre la lista de catástrofes deberán figurar los 'terremotos y tsunamis', los 'fallos en el sistema de refrigeración', 'cortes eléctricos' o 'ataques terroristas', además de un análisis del diseño estructural de las centrales y sus planes de emergencia. A finales de año, los expertos deberán haber visitado todas las centrales.

Los ministros decidirán los criterios en tres meses

Datos recolectados

El Ejecutivo comunitario exhibió ayer un gran acuerdo, pero se vio obligado a reconocer que la UE no tiene competencias transferidas en seguridad nuclear, por lo que cada país deberá aceptar los criterios y procedimiento de manera voluntaria. Fuentes de la industria atómica restaron importancia al ejercicio, asegurando que las pruebas de resistencia serán a la postre una recolección de datos ya a disposición de las autoridades nacionales. Además, la industria duda de que estas pruebas de estrés sean 'un primer paso' hacia el control europeo de la energía nuclear, como anunció el comisario.

Según el director general de Foratom, Santiago San Antonio, 'todas las centrales españolas podrán pasar esas pruebas de estrés'. Tras reconocer que esos exámenes 'aún están sin definir', el responsable del foro de la industria nuclear a nivel europeo asegura que 'se puede pensar' que los nuevos análisis serán 'una evaluación más de la seguridad de los reactores' que incorpore nuevos requisitos con las lecciones aprendidas de la central nuclear de Fukushima 1. Además, San Antonio recordó que la experiencia en Japón no es extrapolable.

«Las centrales españolas pasarán las pruebas», dice el director de Foratom

Una gran pregunta quedó sin contestar ayer en Bruselas. ¿Qué ocurre si un reactor no supera el examen? Preguntado al respecto, Oettinger aseguró que habrá que tomar las 'medidas adecuadas' y evitó evocar el cierre o las multas.

Los 143 reactores en la UE se encuentran en sólo 14 de los 27 países miembros, por lo que en el debate de los ministros del próximo lunes podrían saltar chispas entre los países no nucleares, como Austria, y los que como Francia obtienen un 80% de su electricidad gracias a esa fuente energética.

Las organizaciones ecologistas aprovecharon la reunión para cargar contra la política europea, que ha legitimado la energía nuclear como un pilar en el que apoyar los objetivos de reducción de CO2. Según Jan Haverkamp, experto en materia nuclear de Greenpeace, 'es el momento de que los europeos se den cuenta de que no es necesario un gran terremoto para causar una catástrofe'. Según él, 'es hora de abrazar la energía renovable para alejarse de la cara y peligrosa nuclear', expuesta a peligros como el terrorista o los fallos técnicos y humanos.

Los anhelos de los ecologistas son de difícil cumplimiento incluso para una de sus principales aliadas, la comisaria de Acción contra el Clima, Connie Hedegaard, que el lunes advirtió: 'Hagamos lo que hagamos tendremos que seguir utilizando energía nuclear'.