Público
Público

"Sin el uniforme, el general Musharraf no sería nadie"

El académico francés Christophe Jaffrelot sigue con fascinación los cambios de Pakistán e India, dos países nacidos al unísono pero cada vez más distantes. Mientras el subcontinente indio se convierte en mo

MAR CENTENERA GARÇON

¿Por qué Musharraf ha impuesto la ley marcial?
Está claro que no necesitaba imponer la ley marcial para luchar contra el terrorismo, así que el motivo principal es evitar las interferencias de la judicatura. Sabía que su reelección no estaba garantizada y se anticipó a la posibilidad de un veredicto adverso del Tribunal Supremo (TS). El blanco de la ley marcial han sido los jueces, centenares han sido arrestados.

Pero siguen desafiando al poder públicamente

Desde marzo, cuando lo destituyeron, Iftikhar Chaudry (el presidente del TS) se ha convertido en un héroe. Y ha movilizado a millones de personas, algo que nunca había ocurrido antes en Pakistán: No los está movilizando un político, como había ocurrido antes, sino un juez.

¿Han arrebatado los jueces a Benazir Bhutto el papel de oposición después del pacto firmado por la ex ministra con Musharraf?

Se puede ver así. A Bhutto no le interesan las protestas, lo que le interesa es que se celebren elecciones en enero. Ella volverá a ser primera ministra sin poder mientras Musharraf conserva la presidencia y el control sobre el país. Éste es el escenario que Washington quiere, el que ha negociado con Musharraf y Bhutto. Las elecciones relajarían la tensión y las movilizaciones pero si éstas continúan todo puede cambiar.

¿Es posible un golpe de Estado contra Musharraf?

Es complicado. El Ejército nunca se ha dividido en toda la historia del país, saben que es su mejor forma para sobrevivir. Tiene un funcionamiento piramidal y siempre lo ha respetado. Después de cada golpe de estado siempre ha sido el jefe del Ejército quien ha asumido el poder.

¿Cambiaría si el general cediese el uniforme, como pide la oposición?

Totalmente, él no sería nadie sin el uniforme. Pero ahora mismo se podrían rebelar algunos soldados pero no los oficiales, le deben demasiado a Musharraf. Tienen empresas que son las más grandes del país. Controlan toda la industria de la construcción, han expropiado tierras a millones de campesinos. Cuando el general Zia ul-Haq estaba en el poder instauró una cuota del 10%. Eso es poquísimo para los generales de Musharraf.

En el último mes ha habido casi 200 deserciones y muchas bajas militares. ¿Están las tropas desmoralizadas?

Las deserciones son una novedad, pero son muy sintomáticas de la dureza de la lucha en las Áreas Tribales Federalmente Administradas (noroeste de Pakistán). El Ejército ha sufrido muchas bajas, muchos soldados han muerto, otros han sido secuestrados, hay mucha presión sobre ellos. Las deserciones no son por simpatía hacia los islamistas sino porque la lucha es muy dura, porque tienen que atacar a civiles en una región muy hostil, es una decisión difícil, con implicaciones morales.

¿Por qué ha aumentado la insurgencia islamista?

Las áreas tribales son tierra de nadie. Los americanos han querido que se barriese la zona pero nunca nadie había entrado ahí antes, ni los británicos. Musharraf hizo un pacto con los jefes tribales pero tampoco ellos han reprimido a los islamistas. El sentimiento anti-musharraf y anti-bush ha aumentado mucho. Mientras tanto, los talibanes están volviendo y se están instalando en el cinturón pashtun.

Más noticias de Internacional