Público
Público

Visón americano Hallado en EEUU el primer animal salvaje infectado por coronavirus

Preocupa que ciertas especies puedan convertirse en reservorios activos del virus y dificultar su control.

Visón americano
Visón americano en una granja. EFEVERDE

PUBLICO

En los alrededores de una granja de Utah (EEUU) se ha localizado un visón silvestre infectado por coronavirus, según ha informado este lunes la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas. Es la primera vez que se detecta el Sars-Cov-2 en un animal salvaje, señala el biólogo Thomas DeLiberto, subdirector del Centro Nacional de Investigación de la Fauna Silvestre, en Fort Collins (EE UU).

Los análisis que se realizaron en el entorno de las instalaciones ganaderas y peleteras de Utah, con fecha anterior al 30 de octubre, sólo han dado con este positivo, por lo que "actualmente no hay evidencias de que el SARS-CoV-2 esté circulando o se haya establecido en las poblaciones silvestres en el entorno de las granjas de visones infectadas", ha señalado DeLiberto.

Como la secuencia genética del virus del animal infectado es indistinguible de las obtenidas en la explotación peletera más cercana, parece probable que el visón se haya contagiado por contacto directo. "Si es realmente un animal silvestre que ha sido contagiado por un visón infectado que se ha escapado de una granja, es preocupante", opina la veterinaria Elisa Pérez, experta en virus emergentes del Centro de Investigación en Sanidad Animal, en la localidad madrileña de Valdeolmos.

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) ha manifestado su "preocupación" ante la posibilidad de que el trasvase de cepas de covid-19 de humanos a visones y viceversa, con casos también detectados en granjas de Dinamarca, pueda favorecer mutaciones del virus. El virus podría descontrolarse si ciertos animales susceptibles a contagiarse se convirtieran en reservorios activos.

No es baladí, como recuerda la OIE, que la principal hipótesis para la aparición del virus siga siendo la del origen animal. Y aunque el desencadenante de la pandemia haya sido la transmisión de humano a humano, se han localizado infecciones esporádicas en animales domésticos y en zoos. "La introducción del virus en nuevas especies animales podría acelerar su evolución, lo que podría tener un impacto potencial en las estrategias de vigilancia y de control", advierte la OIE.

Más noticias de Internacional