Público
Público

¿Volverá el Gadafi terrorista de los ochenta?

 

 

PEDRO ÁGUEDA

"Occidente no tendrá paz nunca más". La amenaza de Gadafi retrotrae a la década de los ochenta, cuando el dictador respondía a las acciones militares contra su régimen con atentados en suelo europeo. ¿Podría recuperar hoy esa estrategia? Todos los expertos consultados evitan el alarmismo, pero no descartan que Gadafi vuelva por sus fueros.

En contra de esa posibilidad está que los grupos en los que se apoyó Gadafi entonces, como el Frente Popular para la Liberación de Palestina, ya no existen. Hoy, el terrorismo está copado por Al Qaeda, organización que Gadafi borró de su país en la forma del Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL). Sin embargo, Gadafi excarceló en marzo de 2010 a doscientos miembros del GICL, tras pactar con sus líderes que no atacarían al régimen. Pero ese compromiso es sólo con Gadafi, no con otros posibles gobernantes del país, ni con otros estados. Los Servicios de Inteligencia occidentales, entre ellos los españoles, han informado a sus gobiernos que Gadafi puede guardarse una carta: abrir la mano y dejar actuar a los terroristas salafistas contra Europa.

A este riesgo se suma el carácter exportador de yihadistas que tiene la zona nordeste del país, bastión de los rebeldes. De allí procedía el segundo grupo más numeroso, detrás de los saudíes, de entre los 700 muyaidines incorporados a las filas de Al Qaeda en Irak entre agosto de 2006 y agosto de 2007, según fichas incautadas en la localidad iraquí Sinjar a la contrainsurgencia. Un sentimiento de abandono entre los jóvenes rebeldes de la región Cirenaica por la inacción de Occidente podría empujarlos a los brazos del terrorismo salafista, apunta el profesor Fernando Reinares, del Real Instituto Elcano. Pero también una intervención occidental con soldados infieles pisando el territorio libio pudiera tener el mismo efecto, añade.

El investigador Jesús Núñez, codirector del Instituto de Estudios sobre Confictos y Acción Humanitaria (IECAH), apunta un riesgo más: Gadafi no tendría por qué cruzar el Mediterráneo para atacar a Occidente, ya que Europa tiene intereses de sobra en el Magreb, con trabajadores y cooperantes desplegados en la zona.

Una amenaza con menos posibilidades es que Gadafi envíe sus servicios secretos a ejecutar atentados, como hizo en 1986 en una discoteca de Berlín frecuentada por soldados estadounidenses o al hacer explotar en pleno vuelo sobre Lockerbie (Reino Unido) un avión de la Pan Am en 1988, con 270 muertos.

Más noticias de Internacional