Público
Público

El vuelo 3810 de Iberia tiene que ser desviado a otro aeropuerto de Moscú

Tomó tierra en Vnúkovo, unas instalaciones a 40 kilómetros de Domodédovo, donde tenía previsto llegar media hora después de producirse el atentado terrorista suicida

EFE

El vuelo de Iberia que debía aterrizar hoy en el aeropuerto moscovita de Domodédovo media hora después de que se produjera allí un atentado terrorista, aterrizó sin contratiempos en el aeropuerto de Vnúkovo, también de la capital rusa. "El vuelo 3810 aterrizó prácticamente en hora en el aeropuerto de Vnúkovo", dijo un representante de Iberia en Moscú.

Una de las pasajeras, Cristina, contó que ya después de que se anunciara el inicio del descenso del avión para tomar tierra, los pasajeros fueron informados de que por razones técnicas la terminal de Domodédovo no recibía vuelos. "Como había mucha turbulencia, niebla y nieve, pensamos que eran las condiciones meteorológicas las que impedían el aterrizaje", explicó. Poco después, sin embargo, el avión descendió y tomó tierra.

"Fue entonces cuando nos anunciaron que acabábamos de aterrizar en el aeropuerto de Vnúkovo, a unos 40 kilómetros de Domodédovo", relató la pasajera. Minutos más tarde, poco antes de comenzar la salida del avión, la tripulación comunicó a los pasajeros que el desvío se debió a un atentado terrorista en Domodédovo. "Ahora estamos esperando que nos permitan recoger el equipaje. Estamos ante una pared de vidrio opaco, tras el cual escuchamos a los perros que rastrean las maletas", puntualizó.

Más noticias de Internacional