Público
Público

Sólo 15 diputados tendrán coche propio del Congreso; el resto compartirán 7 vehículos

El presidente de la Cámara es un caso especial: Interior le facilita un automóvil blindado del parque móvil del Gobierno

JUAN ANTONIO BLAY

Una parte sustancial del nuevo parque móvil que dispondrá el Congreso de los Diputados a partir del próximo mes de octubre -23 berlinas de diferentes prestaciones y dos monovolúmenes- ya tiene adjudicatarios con nombres y apellidos. Las berlinas de mejores prestaciones están reservadas para la élite de la Cámara baja: apenas 15 parlamentarios de un total de 350 tendrán asignado uno en exclusividad; es decir, casi el 70% de la nueva flota de automóviles.

El Congreso ha convocado un concurso para renovar su flota actual, compuesta por 14 automóviles Audi A6 en propiedad matriculados en el año 2002 -en tiempos de la presidenta Luisa Fernanda Rudi- y otros 21, de varias configuraciones, en régimen de alquiler que finaliza ahora. El valor del contrato publicado por el Congreso suma 1,3 millones de euros sin IVA, por cuatro años. Existe la opción de prórroga por dos años más en cuyo caso el montante final se acerca a los 2,5 millones de euros con IVA incluido. De la cantidad final la cámara restará el valor de los 14 coches A6 que el adjudicatario está obligado a quedarse.

Una parte de la flota, según han confirmado fuentes oficiales de la institución a Público, 'tiene unos destinatarios concretos en función de la distribución que habitualmente se hace del parque de vehículos siguiendo el criterio que en su día determinó la Mesa de la cámara'. Y esos destinatarios son 15 parlamentarios: los miembros de la Mesa -a excepción del presidente- y los portavoces de los diferentes grupos parlamentarios.

El presidente Jesús Posada, según han explicado las mismas fuentes, 'dispone de un vehículo que está dotado de blindaje y que facilita el ministerio del Interior de entre los modelos que dispone el parque móvil a disposición del Gobierno'. Normalmente este tipo de automóvil es el que utilizan los diferentes ministros -habitualmente un Audi A8 capaz de soportar el sobrepeso del blindaje-.

Así pues, los diputados Celia Villalobos (PP),  vicepresidenta primera, Javier Barrero (PSOE), vicepresidente segundo, Dolors Monserrat (PP), vicepresidenta tercera, Jordi Jané  (CiU), vicepresidente cuarto, Ignacio Gil Lázaro (PP), secretario primero, Carmen Silva (PSOE), secretaria segunda, Teresa Cunillera (PSOE), vicepresidenta tercera, y Teófilo de Luis (PP), secretario cuarto, tendrán cada uno de ellos uno de los nuevos vehículos, los 8 de más alta gama -4,6 metros de largo, motor híbrido y un mínimo de 200 CV de potencia-.

El siguiente grupo de vehículos -4,3 metros de largo, motor diésel y 160 CV de potencia mínima- están destinados para los portavoces parlamentarios: Alfonso Alonso, Grupo Popular; Soraya Rodríguez, Grupo Socialista; Josep Antoni Duran i Lleida, Grupo CiU; Cayo Lara, Grupo La Izquierda Plural; Rosa Díez, Grupo UPyD; Aitor Esteban, Grupo PNV, y uno más para el portavoz del Grupo Mixto cuyo titular va rotando a lo largo de los periodos de sesiones entre las ocho formaciones que lo componen. En este paquete de coches con destinatario concreto se integra el secretario general del Congreso de los Diputados, el funcionario de mayor rango de la institución.

El resto de los vehículos tipo berlina, siete más, se dedica a cometidos diversos bajo el concepto 'incidencias'. Normalmente, los vehículos de esta gama son utilizados, siempre que haya disponibles, por los presidentes de las diferentes comisiones o por funcionarios de la cámara en trabajos muy específicos. Con este número de vehículos es raro que un diputado 'de base' solicite los servicios de un coche oficial de la cámara. 'Suele ser muy raro que eso ocurra', señalan a Público otras fuentes parlamentarias.

Las fuentes informantes señalan que, en determinadas ocasiones, suele ser habitual que un presidente de comisión se quede sin poder acceder a uno de estos vehículos cuando lo solicita. Son más de veinte las comisiones parlamentarias que existen en la cámara. Los dos monovolúmenes incluidos en el contrato deben tener también un motor híbrido y se usarán 'en casos de traslados colectivos de parlamentarios o de recogida de invitados, cosa que es habitual', agregan las fuentes. Uno de ellos ha de ser accesible para una silla de ruedas.

Las fuentes consultadas por Público indican que con este contrato 'hay un ejercicio de racionalización ya que el Congreso deja de tener vehículos en propiedad por lo que se eliminan gastos, al tiempo que el contrato de alquiler de la nueva flota incluye mantenimiento integral, seguros y reposiciones en caso de averías importantes'. El coste medio por vehículo durante los seis años, en caso de prórroga, se sitúa en torno a los 100.00 euros, una cantidad que se estima 'muy razonable'.

Una característica novedosa en este contrato consiste en el hecho de que está abierto a cualquier fabricante de vehículos, tanto aquellos que tienen producción en plantas radicadas en España como los que fabrican en cualquier parte del mundo. Es la primera vez ya que con anterioridad se limitaba el concurso a unos pocos fabricantes. Eso sí, el volante debe estar situado en la parte izquierda como corresponde a una conducción por la derecha.

Más noticias