Público
Público

Catalunya El abogado alemán de Puigdemont confía en su pronta salida de prisión

El expresident de Catalunya se ha integrado "sin problemas" a la vida de la prisión, según la directora del centro penintenciario

Wolfgang Schomburg, abogado alemán del expresidente catalán Carles Puigdemont, hace una declaración a medios españoles a su salida de la prisión de Neumünster. | JENS SCHLUETER

Público | EFE

El abogado alemán de Carles de Puigdemont, Wolfgang Schomburg, confía en la pronta salida de prisión de su defendido, a quien visitó este jueves en el centro penitenciario de Neumünster (norte de Alemania). 

"Confío primero en la independencia de los jueces y, en segundo lugar, en el Gobierno alemán", manifestó a las puertas de la cárcel Schomburg, experto en derecho penal internacional y exjuez del Tribunal Supremo alemán.

"Estoy bastante seguro de que tan pronto como sea posible estará libre. Y espero que sea gracias al Gobierno alemán", añadió sin querer especular sobre la fecha en la que Puigdemont podría salir de la cárcel, aunque, insistió en que "debe ser pronto".

En cualquier caso, la Fiscalía alemana debe decidir si pide la ejecución de la extradición a la Audiencia Territorial de Schleswig, algo que no prevé hacer hasta después de las fiestas de Semana Santa.

La euroorden cursada por España se encuentra ahora en manos de la Fiscalía General de Schleswig-Holstein, el Land en el que fue detenido Puigdemont poco después de entrar en Alemania desde Dinamarca cuando se dirigía en coche a Bruselas.

En declaraciones ayer al Süddeutsche Zeitung, el abogado, que fue juez en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) y en el de Ruanda, instó al Gobierno de Berlín a declarar que no autorizará la extradición del político.

En su opinión, la autorización política por parte del Gobierno es "necesaria" y, vista la relevancia del caso, ésta correspondería a la ministra de Justicia, Katarina Barley.

Schomburg, que calificó de "fantástico" el humor y la condición en la que encontró a Puigdemont, avanzó también su intención de recurrir al Tribunal Constitucional si la Audiencia Territorial de Schleswig, que debe decidir si se extradita a España a Puigdemont, no lo deja en libertad.

Integrado "sin problemas" en la vida de la prisión

En cuanto al día a día de Puigdemont en la prisión alemana, éste se ha integrado "sin problemas" en la prisión de Neumünster, explicó a Efe la directora del centro penitenciario, Yvonne Radetzki.

La directora, que respondió a las preguntas de Efe a través de correo electrónico, señaló que el político independentista, reclamado por la Justicia española por rebelión y malversación de fondos públicos, se encuentra bien, teniendo en cuenta las circunstancias, y les ha dicho que se siente a gusto.

"Tiene buena salud y participa en la rutina diaria del centro. No quiere ningún estatus especial, sino ser tratado con total normalidad", apuntó Radetzki, que ha tenido ocasión de hablar personalmente con Puigdemont.

Los funcionarios de la prisión se comunican con él principalmente en inglés, aunque alguno de ellos habla también un buen español y, si fuera necesario, el centro podría solicitar la asistencia de un intérprete. "Debido a su forma de ser tranquila y agradable se ha integrado sin problemas", recalcó la directora.

Se le ha asignado una de las celdas individuales del centro, que tienen entre 7 y 9 metros cuadrados, una cama, un escritorio, un armario y televisión, además de un inodoro y un lavabo.

En las zonas comunes, asimismo, hay teléfono y los presos lo puede usar libremente si en la orden de prisión no se ha señalado lo contrario, pero no tienen acceso a internet.

Como el resto de reclusos, es libre de participar en las actividades, tanto educativas como de tiempo libre, que ofrece el centro, donde los reclusos pueden obtener el graduado escolar o realizar una formación profesional en ramas como la panadería, la cocina, la electrónica o la ebanistería.

La jornada para los reclusos comienza temprano y a las 6.30 horas (media hora más tarde en fines de semana y festivos) ya se empieza a servir el desayuno, el almuerzo llega al mediodía (a las 11.15 horas en fines de semana), y la cena comienza a las 17.00 horas a diario y media hora antes en sábados y festivos.

Para las 20.00 horas (las 17.00 horas en fines de semana y festivos) los presos están ya encerrados en sus celdas, según el horario facilitado por la cárcel.

La cárcel, con capacidad para 571 reclusos, fue construida entre 1901 y 1905 y acoge a detenidos en prisión preventiva o condenados por delitos menores.

Más noticias