Público
Público

El abogado de Pablo Ibar confía en que habrá otro juicio que revocará la cadena perpetua

El letrado del preso de origen vasco que cumple cadena perpetua en el Estado de Florida por un triple homicidio del que se declara inocente y por el que lleva 28 en prisión aguarda la decisión de un tribunal sobre la repetición del juicio.

El abogado Joe Nascimiento
El abogado de Pablo Ibar, Joe Nascimento (izquierda) y el portavoz de la Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo, Andrés Krakenberger, en el momento en el que explican este miércoles en Madrid las irregularidades en el hallazgo de ADN de Ibar en una camiseta. Público

El vasco-estadounidense Pablo Ibar, que lleva preso en Estados Unidos desde 1994 por un triple asesinato del que se declara inocente, confía en tener una nueva oportunidad para otro juicio, después del que le condenó a muerte en el año 2000 y del que revocó esa sentencia pero mantuvo su culpabilidad y le postergó a cadena perpetua, en 2019.

Así lo ha manifestado su abogado, Joe Nascimento, en una rueda de prensa en Madrid este miércoles junto con Andrés Krakenberger, portavoz de la Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo, que ha anunciado la puesta en marcha de una campaña de crowdfunding, con la que sufragar los 200.000 euros que supone la defensa del preso vasco. 

En 2016 el Tribunal Supremo del Estado de Florida declaró nulo el juicio en el que Ibar fue condenado a muerte por pruebas "escasas y débiles". El juicio se repitió en octubre de 2018. La sentencia de enero de 2019 declaró de nuevo culpable a Pablo Ibar, pero la condena ya no fue la pena capital sino pasar toda su vida en prisión. "Y lo hizo con las mismas pruebas escasas y débiles que criticaba el Tribunal Supremo de Florida", ha recordado Andrés Krakenberger,  portavoz de la Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo.

El abogado Joe Nascimento ha explicado ante la prensa que el 15 de abril pasado presentó contraargumentos a la posición de la Fiscalía en el recurso de apelación. Ahora el Tribunal de Apelaciones del 4º Distrito del Estado de Florida tiene que decidir si finalmente ordena la celebración de una nueva vista oral. "Es lo que pedimos, pero no sabemos ni cuándo se pronunciará el tribunal y si finalmente aceptará un nuevo juicio", ha dicho Nascimento. 

"Nuestro primer rayo de esperanza vino en 2016 con aquella calificación del tribunal respecto a que las pruebas contra Pablo eran débiles", ha recordado el letrado estadounidense. Para la defensa actual de Ibar, sobrino del boxeador vasco Urtain, fallecido en 1992, el primer abogado, de oficio, "no hizo su trabajo bien y no solicitó la prueba pericial de reconocimiento facial que desembocó en su condena a muerte". 

En el caso de que finalmente se repita el juicio, la condena ya no podrá ser de muerte; en el peor de los casos se repetiría una cadena perpetua, como la que actualmente cumple Ibar en la prisión de Okeechobee, en Florida.

"El juez tenía muy claro que quería mantener a Pablo en prisión --dice el letrado--. En el último juicio, en 2018, nos restringieron la posibilidad de hablar con determinados testigos, impidiendo presentar determinados argumentos jurídicos. Hubo presión sobre uno de los miembros del jurado". Nascimento ha declarado que "uno de los días más difíciles de mi carrera y en también en lo personal fue el veredicto de culpabilidad y conocer al día siguiente que uno de los testigos denunció haber sido presionado para cambiar su voto". 

Ibar fue condenado por el triple homicidio de Casimir Sucharski, dueño de un local nocturno y propietario de la vivienda donde se perpetraron los crímenes, y de las jóvenes Sharon Anderson y Marie Rogers.

En plena fase de apelación por aquella sentencia, la defensa de Ibar ha visto cómo ha tenido que reducir considerablemente sus argumentos y la extensión de su recurso por orden del tribunal hasta dejarlos definitivamente en trece motivaciones. 

"En Estados Unidos es difícil tumbar las declaraciones de culpabilidad--ha dicho el letrado-- y a eso se agarra la Fiscalía, diciendo que si el tribunal ha cometido todos esos errores que hacemos ver realmente fueron inocuos". 

"Si nos dan la razón, se repetirá el juicio, y si no podríamos apelar al Tribunal Supremo de Florida, habría otra apelación y nuevos contraargumentos. Una batalla larguísima. Si no tenemos éxito en Florida tendremos que ir al sistema federal, cuyo último paso sería el Tribunal Supremo de Estados Unidos", explica el abogado de Ibar, que confía en que no se tendrá que llegar tan lejos. 

Respecto a esos trece argumentos que ha planteado en su recurso de apelación, Nascimento destaca tres áreas. La primera, respecto al testimonio de un testigo, vecino de una de las víctimas del triple asesinato. "Argumentamos que la Policía ejerció influencia sobre él. Este hombre declaró haber visto a dos hombres conduciendo el coche de una de las víctimas y que uno de ellos tenía el pelo corto y no iba afeitado". 

Proceso lleno de irregularidades

Veinte días después, tras la detención de Pablo Ibar como sospechoso, la Policía acudió a casa del testigo y le mostró las fotos de seis individuos, dos de ellos sin afeitar, entre las que estaba la fotografía de Ibar, que fue señalada por el testigo, según ha explicado el letrado, junto con la fotografía del otro hombre sin afeitar. Posteriormente el mismo testigo tuvo que acudir a prisión para una nueva identificación. De los seis individuos que le mostraron, Ibar era el único cuyo foto había sido mostrada con anterioridad a ese hombre. Y nuevamente le señaló. 

"Ese procedimiento no fue correcto, según los expertos que consultamos, y lo hemos demostrado. Aquel testigo fue influenciado. No es justo que sólo incluyeran a dos hombres sin afeitar y tampoco lo es que en la rueda de reconocimiento en la cárcel Pablo fuera el único que ese testigo había visto en fotos previamente", argumenta Nascimento.

"También supimos en 2017 que al testigo le enseñaron fotos de la escena del crimen antes de las fotos de los sospechosos, pero la Fiscalía ha negado esto siempre", dice el letrado que pese a todos los obstáculos se muestra esperanzado en que finalmente el juicio se repita.

La segunda área del recurso tiene que ver con el ADN. "El tribunal no nos permitió argumentar sobre la cadena de custodia de pruebas relacionadas con el ADN. Una camiseta en el lugar del crimen ha sido objeto de nueve estudios desde 1994", dice el abogado. Sin embargo, tras la primera apelación la Fiscalía anunció que se había encontrado ADN de Ibar. 

Dudas sobre el ADN

"Siempre había salido negativo que el ADN de Pablo estuviera en la camiseta; se encontró cabello que excluía a Pablo. Las áreas de axilas y cuello, donde es más habitual encontrar ADN de la persona que la ha vestido, excluyen a Pablo, pero en otras áreas encontraron saliva que no es de Pablo. La Fiscalía se ha negado a comprobar el ADN con sus bases de datos. Su argumento ha sido que ninguna de las zonas con ADN lo tiene en calidad suficiente como para compararlo con nadie", ha explicado Andrés Krakenberger.

Pese a todo eso, tras la primera apelación tras la condena de muerte, apareció ADN de Ibar. Su defensa pone en duda el hallazgo y lo relaciona con una ineficaz cadena de custodia, denunciando que la prueba se ha podido contaminar después de haber estado guardada durante 24 años con las pertenencias del preso vasco. "El juez no nos dejó argumentar que este laboratorio de criminalística ha tenido otros casos de contaminación".

La tercera área del recurso de Joe Nascimento tiene que ver con el jurado. "En prácticamente todos los casos en los que identificamos un candidato no idóneo para el juicio, el juez no estuvo de acuerdo con nosotros, pero con los rechazos de la Fiscalía, el juez no tuvo problema", dice el letrado que recuerda que presentó un recurso por parcialidad del juez. 

Entereza y buena salud mental

"Es impresionante la salud de Pablo a lo largo de estos años. Se acaba de recuperar de una lesión, pero su salud mental es extraordinaria, además no ha tenido ni un solo apercibimiento disciplinario en todos estos años. Saber que mucha gente le apoya le da mucha fuerza. En estos 28 años que lleva en la cárcel siempre ha mantenido la misma línea de respeto a la autoridad y a las normas, ha trabado amistad con los guardas de la prisión", ha dicho Andrés Krakenberger, portavoz de la Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo. 

Krakenberger ha anunciado el inicio de una campaña de crowdfunding para costear la defensa de Pablo Ibar en este nuevo procedimiento, una vez que se han acabado las subvenciones del Estado español y del Gobierno vasco dedicadas a personas condenadas a muerte, según ha indicado.

"Tenemos un presupuesto para la defensa de 200.000 dólares (unos 165.000 euros) y necesitamos la colaboración de la ciudadanía", ha recalcado el portavoz de la Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo.

Más noticias