Público
Público

Aznar arremete contra las "tres izquierdas" y enmienda la plana a Rajoy

El expresidente se convierte en el gran protagonista de la Convención Nacional del PP tras su ausencia en 2014 y escenifica su ruptura total con su sucesor.

Publicidad
Media: 2.60
Votos: 5

Mariano Rajoy conversa con José María Aznar durante la convención del PP. / EFE

MADRID.-  El expresidente José María Aznar -presidente de Honor del PP- se ha convertido en el gran protagonista de la Convención Nacional del partido. Es difícil que, en las dos jornadas que restan, alguien reúna tanto entusiasmo y aplausos con su discurso y con su presencia como quien fuera también el gran ausente en la Convención del año pasado, celebrada en Valladolid. Hoy, se ha notado que el grueso del PP quiere a Aznar en sus grandes celebraciones.

El exjefe del Ejecutivo entonó un discurso cargado de simbolismo sobre el PP que él construyó y al que él llevó al poder, y así lo dejaba translucir en cada frase; ese PP al que colocó en "la centralidad" y que es la única opción y "el mejor instrumento para defender los intereses de los españoles", ha recordado.

En este sentido, Aznar reprochó duramente cualquier otra opción política que no sea la suya. Cargó contra el nacionalismo catalán, el vasco o la izquierda "dividida en tres": "Los que han decidido hundir su propio barco, los que están en la inopia y los populistas. A todos se les cayó encima el Muro de Berlín. Y a algunos se les van a caer ahora los cascotes del fracaso del chavismo".

 

Aznar, sobre Podemos: "A algunos se les van a caer ahora los cascotes del fracaso del chavismo"

El discurso de Aznar, constantemente interrumpido por aplausos, tuvo, sin embargo, como ausente a quien debería haber protagonizado algún momento: Mariano Rajoy. El expresidente se limitó saludar a éste al principio y a despedirlo al final, pero no tuvo ni una mención explícita para quien, al fin y al cabo, llevó al PP a su mayoría absoluta récord en 2011. Nada, ni una frase de reconocimiento; sí, en cambio, varias alusiones implícitas, y muy duras. Aznar aseguró que "España necesita hoy más Partido Popular", y recalcó "Necesita que el Partido Popular esté y que se note que está". La frase chirrió entre un auditorio consciente de cuánto se ha criticado a Rajoy (también internamente) sus ausencias; por ejemplo, tras la celebración de la consulta en Catalunya el 9 de noviembre.

El presidente de Honor del PP y el del Gobierno entraron en el auditorio del Palacio Municipal de Congresos de Madrid por separado, aunque se sentaron juntos. O mejor, les correspondía sentarse juntos. Apenas cruzaron un par de palabras, con un Aznar de rostro muy serio y un Rajoy más esforzado en aparentar cordialidad con su antecesor. No hubo manera. Aznar venía dispuesto a dejar traslucir la ruptura total y la relación inexistente con su sucesor, a quien él mismo designó. 

 

Aznar, al PP: "Si queréis contar conmigo, estoy donde siempre, con vosotros"

El expresidente se dirigió a las filas del PP, que lo recibieron con una larga ovación, asegurando que, aunque algunos se empeñan en decir que ha vuelto, él no vuelve "de ninguna parte, porque nunca me he ido. Estoy donde he estado siempre, porque sigo creyendo que el PP es el mejor instrumento para defender los intereses de los españoles". Al final de su discurso, de hecho, hizo un llamamiento a los suyos: "Si queréis contar conmigo, estoy donde siempre, con vosotros". Los aplausos volvieron a sonar con fuerza, ratificando los presentes que sí, que quieren a Aznar en sus encuentros y no su ausencia, como la del año pasado en la Convención de Valladolid.

Con las víctimas, "mañana en Madrid"

Aznar comenzó su discurso recordando a Gregorio Ordóñez, el concejal asesinado por ETA hace hoy 20 años. "Tal día como hoy, hace 20 años, yo estaba en San Sebastián enterrando a Gregorio Ordóñez". Vestido de luto riguroso, el expresidente se mostró emocionado y a punto del llanto. Reclamó para las víctimas del terrorismo una política "de brazos extendidos y puertas abiertas", de "memoria, dignidad y justicia".

El expresidente llevó al discurso lo que todos trataron de evitar: la mención implícita de que las víctimas de ETA han llegado a la Convención Nacional del PP divididas. Su brazo principal, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), con la que Aznar mantiene unas estrechas relaciones, se manifiesta mañana contra el Gobierno y contra Rajoy, a los que acusa de "traición". El presidente de Honor del PP, en cambio, pidió a su partido que esté con las víctimas "hoy, mañana y todos los días, mañana en Madrid, en Estrasburgo, en Bruselas, en San Sebastián,... Donde sea".

Más noticias en Política y Sociedad