Público
Público
Únete a nosotros

PP Baltar presume de transparencia pero elude hacer pública su declaración de bienes

El portal impulsado por el presidente de la Diputación de Ourense ofrece su declaración de la renta, pero su registro de intereses es de hace cuatro años y sólo declara dos coches, una hipoteca, un préstamo y una cuenta con 50.000 euros pese a que gana 70.000 al año.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El presidente de la Diputación de Orense, José Manuel Baltar Blanco. EFE

Hace dos semanas el presidente de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar (PP) realizó un sonado viaje a Estados Unidos para promocionar su provincia y para “analizar estrategias de desarrollo sostenible”. Durante el periplo, presumió de que, en todo el mundo, sólo el Estado de Nueva York y la Diputación de Ourense disponen del sistema de auditoría de la transparencia en la gestión pública que aplica la organización Dyntra. Ese organismo, que se define como “la primera plataforma global de la sociedad civil para la transparencia y rendición de cuentas de las instituciones, asegura en su web que Baltar “apuesta por un modelo de transparencia innovador, avanzado y que incorpore a los ciudadanos y actores sociales como principales protagonistas de las políticas públicas, reforzando así su compromiso con la filosofía del gobierno abierto y avanzando hacia un modelo de Diputación abierta”.

Suena bien. Claro que si se le echa un vistazo al portal de transparencia de la Diputación, a uno le entran dudas de si esa apuesta es real o mera apariencia. Por partes:

El presidente del organismo provincial elude facilitar su declaración de bienes. Muestra su declaración de la renta, presentada conjuntamente con su pareja (ingresos brutos de más de 78.000 euros al año, de los que 72.0000 corresponden al sueldo de Baltar), pero no sus propiedades inmobiliarias y financieras. El único registro de intereses que ofrece es del año 2013, y sólo aparecen en él dos vehículos (un BNW X5 de alta gama y un Volkswagen Beetle), una cuenta corriente con 53.000 euros; una hipoteca de 250.000 euros y un préstamo de 9.347 euros para la compra el primero de los coches citados (la versión del BMW X5 más barato ronda los 60.000 euros nuevo).

En el apartado de retribuciones por asistencias a plenos y comisiones de los miembros de la Diputación aparecen las cantidades genéricas que se abonan, pero no las realmente percibidas por sus señorías. El último detalle por esos conceptos corresponde a marzo del 2016. Y lo mismo sucede con las dietas de viaje (kilometrajes) de los miembros del equipo de Gobierno: los más recientes datan de hace un año.

En cuanto a los viajes, Baltar declara 34 realizados en los últimos 18 meses, pero los gastos en los que incurrió sólo aparecen, y sin desglosar, en cinco de ellos. Sólo se adjunta factura en uno ( el que hizo en octubre del 2015 a un seminario de buenas prácticas en la gobernanza en Curitiba, Brasil).

"No tenemos acceso a un montón de información"

El portal de la Diputación tiene una agenda en la que se apuntan las actividades y desplazamientos de los miembros del equipo de Gobierno de Baltar. Pero no todas, con llamativas ausencias. En la correspondiente al pasado martes, por ejemplo, no figuraba el viaje que el presidente hizo a Bruselas para asistir al Consejo Político de los Gobiernos Provinciales de Europa. De esa visita tampoco se detallan gastos ni dietas.

“Lleva dos semanas de paseo por medio mundo asegurando que sólo el Estado de Nueva York es tan transparente como la Diputación de Ourense. Y no hay nada más lejos de la realidad”, asegura José Ignacio Gómez Pérez, alcalde socialista de Ribadavia y diputado provincial. “No tenemos acceso a un montón de información, ni aún pidiéndola, y de muchas cosas, como del viaje a Bruselas, nos enteramos a toro pasado por los medios”, explica.

En el portal de la Diputación de Baltar no se puede acceder al importe del alquiler de aquellos inmuebles que no son propiedad de la institución pero son sede de algunos de sus órganos (en el listado aparecen setenta, sin especificar si se paga o no por ellos y a quién). Lo mismo sucede con los vehículos: el organismo dispone de 249 en total (hay turismos, furgonetas, camionetas, camiones, maquinaria industrial, remolques, barredoras...). Pero no se detalla cuáles son de su propiedad ni cuántos están en régimen de alquiler o renting, ni con qué empresas se contrataron, ni cuánto le cuestan a los ciudadanos.

En el apartado Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de la Diputación, con el detalle de las retribuciones básicas y complementarias de cada puesto de trabajo aparecen el listado correspondiente al año pasado, sin nombres de los funcionarios y sin el salario que perciben. Tan sólo figuran los complementos específicos por categorías laborales. Lo mismo sucede con el personal contratado por la Diputación y sus diversos organismos dependientes.

En cuanto a la información económica y financiera, los últimos informes de ejecución presupuestaria son del tercer trimestre del 2015; las modificaciones presupuestarias, del cuarto trimestre de ese año; el informe sobre rendimientos y costes de los servicios prestados por la Diputación, del 2014; el último importe publicado de la deuda del organismo es de hace más de dos años... Y así.

Lo más llamativo es que el portal cuenta con un apartado dedicado al Código Ético de la Diputación, que en su Título IV prevé la creación de un Comité de Ética formado por representantes independientes de los abogados; de una ONG dedicada a fomentar la transparencia institucional; de los sociólogos; y de los secretarios e interventores municipales. Su tarea debería ser velar por el cumplimiento de los principios recogidos en el Código y combatir la opacidad en la gestión de la Diputación. Pero hay un problema: todos sus miembros dimitieron a finales del 2015, cuando Baltar fue denunciado por una mujer que lo acusó de ofrecerle un puesto de trabajo a cambio de mantener relaciones sexuales. Ni Transparencia Internacional, ni la Univesidade de Vigo, ni el Colegio de Abogados de Ourense ni el de Secretarios e Internventores han querido relevarlos.

Este diario trató miércoles sin éxito de obtener la versión oficial de la Diputación de Ourense.

Más noticias en Política y Sociedad