Público
Público

Catalunya Torra pide frenar "la batalla entre independentistas"

"El autonomismo y el conformismo son una opción legítima pero no son la mía, y sospecho que tampoco lo es de la mayoría de catalanes", aseguró el president de la Generalitat insistiendo en la postura de su gobierno respecto al independentismo.

El president de la Generalitat, Quim Torra. / Europa Press-Archivo

agencias

El president de la Generalitat, Quim Torra, ha hecho un nuevo llamamiento a la unidad del independentismo y ha reconocido que existe una "batalla" entre las formaciones soberanistas que ha afectado también a la "confianza" entre partidos.

"Frenemos la batalla entre independentistas. Ningún independentista puede ser el adversario de otro independentista", ha afirmado Torra en una conferencia en la Universitat Catalana d'Estiu que se celebra en Prada de Conflent, en el sur de Francia.

Torra, que no ha hecho referencia explícita ni al espacio posconvergente ni a ERC, ha dicho que los independentistas no pueden ir "divididos" a "un proyecto de suma colectiva" y ha añadido que además de una "unidad estratégica" debe haber una "unidad formal", que no descarta que se materialice a través de "listas unitarias".

"El autonomismo y el conformismo son una opción legítima pero no son la mía, y sospecho que tampoco lo es de la mayoría de catalanes"

Además, aprovechó el evento para lanzar una conjura de apoyo al independentismo para relanzar su acción hacia la "confrontación democrática" con el Estado, dando voz a la sociedad a través de la recuperación de la iniciativa y el espíritu constructivo. "Lo volveremos a hacer, y lo volveremos a hacer las veces que haga falta"

"El autonomismo y el conformismo son una opción legítima pero no son la mía, y sospecho que tampoco lo es de la mayoría de catalanes", aseguró el president, que ha pedido que nadie cuente con su persona para convertir el 1-O en un recuerdo melancólico. "Solo nos queda la confrontación democrática y pacífica por los derechos y la libertad y por la autodeterminación", ha subrayado Torra, que ha pedido aceptar sacrificios para sacar adelante el mandato soberanista.

También ha llamado a convertir el 11 de septiembre en el pistoletazo de salida de la que ha considerado la "Diada de la recuperación de la confianza", ante lo que ha pedido atajar las batallas políticas entre los independentistas, y les ha animado a trenzar un nuevo programa que permita relanzar el objetivo de conseguir una república catalana.

"No me encontraréis en las luchas partidistas"

"No me encontraréis en las luchas partidistas, ni en las batallas estériles en favor de hegemonías partidistas", ha asegurado Torra. También ha destacado que "el independentismo no es una reacción a nada, sino que es un proyecto, una solución" y no será un regalo, sino una conquista, que considera que llegará fruto de un programa y de un proyecto.

Ha situado la iniciativa y el espíritu constructivo como los dos puntales sobre los que se ha asentado el proyecto del independentismo y que han quedado desdibujados tras la aplicación del artículo 155, que ha considerado un "golpe a la democracia". "Perder la capacidad de llevar la iniciativa y formular una lucha en positivo: éstos son los objetivos centrales de la represión, desviar la atención del objetivo originario", ha observado el líder de la Generalitat.

"Debemos superar este periodo de reacción a la defensiva porque hemos aprendido la lección", ha destacado Torra, que ha llamado a las fuerzas políticas y sociedad civil a una responsabilidad cívica y democrática de repetir un proyecto en favor de la independencia.

Críticas a Sánchez y la sentencia del TS

Sobre la investidura fallida al candidato a la presidencia Pedro Sánchez (PSOE), le ha reprochado su menosprecio a los partidos independentistas con el "olvido absoluto" de la cuestión catalana durante su discurso.

"No aceptar la sentencia quiere decir que habrá un antes y un después"

Y ha advertido: "Volveremos a votar no a toda propuesta que no incluya el derecho de autodeterminación de Catalunya". Torra ha cargado contra el juicio a los líderes políticos catalanes, y se ha negado a aceptar una eventual sentencia condenatoria del Tribunal Supremo (TS): "No aceptar la sentencia quiere decir que habrá un antes y un después".

"El Estado español debe saber que será la condena política a Catalunya", ha dicho sobre un fallo condenatorio, que ha defendido que sea respondido por parte de la sociedad catalana de forma evidente y en todos los sectores.

Más noticias de Política y Sociedad