Público
Público

Chaves se plantea dejar el liderazgo del PSOE andaluz

"Lo tiene en la cabeza, pero aún no ha dicho la última palabra", según sus colaboradores. Lo planteará a Blanco en la conversación que tienen prevista para esta semana con motivo del 37 Congreso federal

GONZALO LÓPEZ ALBA

Manuel Chaves medita seriamente abrir a fondo la renovación en el PSOE de Andalucía.

Tras 14 años como secretario general y a punto de convertirse -con la marcha de Juan Carlos Rodríguez Ibarra- en el último exponente de la generación de Felipe González, se plantea no optar a la reelección en el próximo congreso regional, que se celebrará en Granada los días 11, 12 y 13 de julio.

"Lo tiene en la cabeza", confirmaron a Público en fuentes próximas. Es así desde hace tiempo y, según los mismos interlocutores: "Aún no ha dicho la última palabra".


En la decisión final influirán muchos factores, desde las presiones internas que reciba hasta la continuidad de Javier Arenas como líder regional del PP tras su nombramiento como vicesecretario territorial en el equipo de Mariano Rajoy.

Sí a la presidencia del PSOE

Chaves mantuvo ayer el interrogante abierto. En declaraciones a Canal Sur Televisión, evitó una respuesta clara: "Este tema ya lo trataremos y hablaremos, pues por el momento queda mucho tiempo".

La ambigüedad de esta declaración contrasta con la rotundidad con la que expresó su deseo de seguir como presidente federal del PSOE: "Me gustaría seguir siendo presidente en el PSOE".


Tanto José Luis Rodríguez Zapatero como el número dos del partido, José Blanco, han dado por seguro que seguirá en la presidencia, que ostenta desde 2000.

También se da por segura, al menos en el horizonte inmediato, su continuidad como presidente de la Junta de Andalucía, sin que se descarte un relevo a mitad de legislatura si, finalmente, decide dar paso a otro secretario general en el partido. La historia del PSOE andaluz prueba que cuando ambos cargos están separados no le ha ido bien, como ocurrió en la etapa de Rafael Escuredo y José Rodríguez de la Borbolla.

Relevo por etapas

En amplios sectores del socialismo andaluz se cree que Chaves está haciendo "su testamento político". Sus primeros renglones habrían sido el ascenso a vicepresidentes de la Junta de dos de sus hombres de máxima confianza: Gaspar Zarrías y José Antonio Griñán. Ahora se plantea hacerlo también en el partido, en el que tiene de alter ego al secretario de Organización, Luis Pizarro.

Chaves empezó a dar pistas de sus intenciones cuando hace algunos meses apuntó que en la presidencia de la Junta de Andalucía debería sucederle una mujer. En las quinielas internas se citan dos: María del Mar Moreno y Micaela Navarro.

La situación será abordada seguramente por Chaves y Blanco en la conversación que tienen prevista para esta semana con motivo del 37 Congreso federal. La dificultad que se reconoce para encontrar valores seguros que se puedan incorporar a la Ejecutiva federal es sintomática del tapón generacional en el PSOE andaluz.

Más noticias de Política y Sociedad