Público
Público

Cientos de personas homenajean a 2.650 víctimas del franquismo en la inauguración del memorial de Valladolid

Se trata de un panel de hormigón en el que se recogen los nombres de las 2.650 víctimas enterradas en fosas comunas entre 1936 y 1939 que fueron asesinadas en Valladolid y su provincia por la represión franquista.

El alcalde de Valladolid junto a otras personas deja una ofrenda floral sobre el monumento.- PSOE VALLADOLID
El alcalde de Valladolid junto a otras personas deja una ofrenda floral sobre el monumento.- PSOE VALLADOLID

PÚBLICO | EUROPA PRESS

Cientos de personas, entre familiares y autoridades, han rendido homenaje este domingo a 2.650 víctimas de la represión franquistas en la inauguración del memorial que se ha construido en el cementerio de El Carmen de Valladolid, donde se ha dado sepultura a las 247 personas cuyos restos se recuperaron durante la exhumación de las fosas comunes entre 2016 y 2017 llevadas a cabo en dicho camposanto por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).

Se trata de un panel de hormigón en el que se recogen los nombres de las 2.650 víctimas enterradas en fosas comunas entre 1936 y 1939 que fueron asesinadas en Valladolid y su provincia por la represión franquista. Los cuerpos llevaban prácticamente dos años guardados en un almacén esperando la inauguración del memorial, cuya construcción estaba paralizada por una disputa sobre si el busto de Pablo Iglesias Posse debía estar presente o no. Finalmente, no ha sido instalado. 

El encargado de inaugurar el acto ha sido el presidente de Valladolid, Julio del Olmo, quien ha procedido, entre aplausos de los asistentes, a la lectura de los nombres de varias de las víctimas a las que se ha dado sepultura este domingo, además de dedicar un recuerdo a sus familiares, muchos de ellos presentes en el homenaje.

Fernando Martínez ha recordado el "compromiso claro" del Gobierno de "poner el acento" en "temas de memoria democrática

Acto seguido, se ha dado sepultura, en un enterramiento simulado, a los restos óseos de las 247 víctimas, para, después, dar paso a la intervención de familiares de las víctimas, así como del escritor vallisoletano Gustavo Martín Garzo, la escritora Nuria Ruiz Viñaspre y la poetisa Mercedes Pastor. Además, el acto ha estado amenizado por las actuaciones musicales de El Naán e Isamil9 para culminar con una ofrenda florar de claveles rojos.

Entre las autoridades asistentes ha destacado la presencia del secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez; el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea; el alcalde de Valladolid, Óscar Puente o el senador y secretario provincial del PSOE, Manuel Escarda.

También ha asistido el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo y el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez, así como alcaldes y concejales de varios municipios y representantes de organizaciones sindicales.

Con el ánimo de "acompañar a los familiares", Fernando Martínez ha recordado el "compromiso claro" del Gobierno de "poner el acento" en "temas de memoria democrática, en la búsqueda de los desaparecidos y en la exhumación de los restos que aún quedan en fosas comunes y cunetas a lo largo de toda la geografía española". De este modo, ha agradecido el trabajo realizado en Valladolid para la "recuperación de la dignidad de hombres y mujeres que forman parte muy directa de la historia de España".

En lo que ha señalado como un "día importante para cualquiera que sea español", Francisco Igea ha destacado la importancia de "recordar la memoria de las víctimas del odio y la represión" como ejemplo de "aquello que no debe volver a suceder". Además, ha afirmado que "debe quedar en la memoria de todos aquellos que creen que, por encima de cualquier cosa, en este país, ha de triunfar el diálogo, el acuerdo, la razón y que no se deben repetir cosas que nunca debieron suceder".

Por su parte, Puente considera que la inauguración del memorial es la "culminación de un proceso que se ha desarrollado fundamentalmente en absoluta tranquilidad política" y sin "discrepancia". A su juicio, "se ha hecho en Valladolid de manera absolutamente ejemplar" y "tendría que ser así en todas partes", ha incidido, porque "esto no es reabrir heridas sino simplemente dignificar memoria y eso a nadie le puede ofender ni molestar".

Por último, Manuel Escarda ha subrayado que la tarea de recuperación de la memoria es una "labor de estado democrático", que es el que "debe asegurar el reconocimiento y la reparación de estas víctimas".