Público
Público

Comunidad de Madrid Vox exige a PP y Cs un "programa único común" en Madrid que incluya la retirada de las ayudas a los inmigrantes sin papeles

La presidenta de la formación de extrema derecha en Madrid, Rocío Monasterio, abre un periodo de negociación que durará hasta las 14.00 horas del día 2 de julio, el día límite para proponer un candidato a la Presidencia. Entre otras medidas, ha apostado por eliminar o bajar los impuestos que dependan de la Comunidad de Madrid.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio. EFE/Javier Lizón

Vox ha exigido a PP y Ciudadanos que firmen abiertamente con ellos "un programa único común" si quieren gobernar la Comunidad de Madrid con sus votos, y como base para éste han puesto sobre la mesa las condiciones de negociación: "Respeto, compromiso y lealtad".

Lo ha confirmado, en rueda de prensa, la portavoz del partido en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, después de que su formación a nivel nacional rompiese este martes el pacto que tenía con el PP en los ayuntamientos por entender que se está incumpliendo el acuerdo de investidura.

La fecha límite para la negociación impuesta por Vox será el 2 de julio hasta las 14.00 horas, con el objetivo de que la investidura del nuevo presidente o presidenta se celebre el 11 de ese mismo mes, según ha explicado Monasterio ante los periodistas en la Cámara regional. En su intervención también ha dejado claro que vienen "a defender ideas, no a pedir consejerías".

Monasterio ha puntualizado que cualquier acuerdo que suscriba Vox deberá incluir tres principios para un acuerdo programático: "Prosperidad, libertad y legalidad".

Entre las propuestas para garantizar la "prosperidad", Monasterio ha apostado por eliminar o bajar los impuestos en la Comunidad de Madrid, realizar una auditoría exhaustiva de las subvenciones que se han otorgado en los últimos años, la supresión de las subvenciones destinadas a financiar chiringuitos y entidades que "tengan carácter ideológico" y la creación de una Consejería de Familia y Natalidad.

Para avanzar en la "libertad de educación y de pensamiento", ha propuesto la derogación de aquellos artículos de la legislación que atenten contra la libertad de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones morales y la aprobación de protocolos en los centros educativos que aseguren protección frente a situaciones de discriminación, acoso o violencia.

Con el objetivo de cumplir con la "legalidad", ha abogado por identificar a todos los inmigrantes que se encuentren en la Comunidad de forma ilegal, repatriar de los menores extranjeros no acompañados, evitar el turismo sanitario, promover la ilegalización de organizaciones que cooperen con las mafias de tráfico de personas y suprimir las ayudas a los inmigrantes ilegales.

Monasterio ha explicado que Vox ha establecido "un marco de negociación", en la que "las tres partes negocian, ceden y tienen que salir contentas". "No es indispensable sentarnos en una misma mesa las tres partes, lo que es indispensable es que tengamos un programa único firmado por las tres partes", ha subrayado.

Al ser preguntada si Vox pedirá alguna consejería en el Gobierno regional, ha resaltado que la prioridad de su partido es "defender ideas" y no "pedir consejerías".

Ha destacado que "se rompe el acuerdo por el cual el PP es un socio preferente" de Vox y se fijan unas condiciones de negociación para cualquier partido que quiera hablar con Vox para elegir un candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

El programa único de este periodo de negociación deberá contemplar "como mínimo" las medidas propuestas por Vox, según la candidata, quien ha reconocido que podrá haber más propuestas, aunque no podrán ser incompatibles con sus medidas.

"No somos responsables de que haya otros partidos cuya política de pactos se la dicte el presidente francés, Emmanuelle Macron", ha dicho Monasterio en clara referencia a Ciudadanos. 

En respuesta a la diputada de Ciudadanos Inés Arrimadas que ayer afirmó que lo que dice Vox no va a misa, ha replicado que "París bien vale una misa" y ha indicado que en España "no estamos acostumbrados a que un presidente extranjero dicte la política de pactos", por lo que ha instado al PP a denunciar esta "injerencia extranjera".

Vox contempla las negociaciones hasta el 2 de julio, por ser la fecha límite para proponer un candidato a la Presidencia regional, pero si el 11 de julio no hubiera un candidato para la investidura "tenemos todo el verano para seguir trabajando", ha aseverado.

Cs rechaza firmar el documento

La respuesta de Ciudadanos no ha tardado en llegar: el portavoz naranja en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha asegurado este miércoles que "no va a llegar a ningún tipo de acuerdo con aquellos partidos que quieran hacer retroceder a la Comunidad de Madrid".

En una rueda de prensa en la Asamblea de Madrid, Aguado ha señalado que la formación naranja no va a llegar a ningún tipo de acuerdo con aquellos partidos "que frivolicen con la violencia machista, que estigmaticen a los inmigrantes, que ataquen al colectivo LGTB y a los derechos y libertades que con tanto tiempo y sacrificio se han ido conquistando en la Comunidad de Madrid".

"No habrá un Gobierno bajo esas condiciones. Mis principios y los de mi partido están por encima de un Gobierno", ha dicho el candidato de Ciudadanos en alusión a Vox.

Aguado ha indicado que Ciudadanos intentará "llegar a un acuerdo con aquellos partidos que quieran progresar". "No quiero una Comunidad de Madrid que tenga como reflejo los años cincuenta del siglo pasado. No quiero una Comunidad de Madrid en blanco y negro. Quiero una Comunidad en color. La pregunta es qué quiere hacer el PP. ¿Quiere una Comunidad en blanco y negro o a color?".

Ayuso, dispuesta a negociar

Tras conocer las condiciones de Vox, la candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha dicho que está dispuesta a negociar con Vox y con Ciudadanos, pero se niega a entrar "en ningún debate estéril que vuelva a dividir a la sociedad" y tampoco negociará competencias que no sean autonómicas.

La candidata del PP se ha mostrado dispuesta a ser una "horquilla en las negociaciones" entre Cs y Vox y se ha mostrado partidaria además de fijar una fecha para la investidura y que "ya por el camino" se entiendan los tres partidos viendo diferencias y matices.

Más noticias en Política y Sociedad