Público
Público

Covid-19 en Galicia El estudio epidemiológico de Feijóo: "desorden" y sobrecarga de trabajo para el personal sanitario

El personal sanitario critica la falta de información y formación a la hora de realizar el estudio de prevalencia de la covid-19 en Galicia. Consideran que el test escogido no es el adecuado ya que mide los anticuerpos totales. Desde sus puestos sienten que están haciendo "la campaña electoral a Feijóo".

Imagen de archivo de una prueba de la covid-19./ Pixabay
Imagen de archivo de una prueba de la covid-19./ Pixabay

La semana pasada empezó el estudio epidemiológico de la Xunta de Galicia, que destinará 100.000 test para "conocer los niveles de inmunidad al coronavirus" de la población gallega. El viernes pasado llegó el aviso del comienzo de las pruebas a los centros de salud y las enfermeras tuvieron que empezar el mismo día el estudio sin ningún tipo de "formación e información", donde surgieron varios problemas informáticos. No se fían de la viabilidad de los test al ser una prueba que mide los anticuerpos totales y los sanitarios se sienten unos "mandados" porque piensan que están "haciéndole la campaña a Feijóo".

"Es el estudio más grande que se hizo en toda la historia del Sergas", destacó el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que continuó defendiendo el análisis aún después de la negativa de Pedro Sánchez, cuando le respondió "con todo el respeto" que era competencia del Gobierno central. Es la única comunidad que decide iniciar su estudio epidemiológico de la covid-19 y Feijóo cree que proyectará "datos imprescindibles" para abordar la desescalada, presumiendo de que Galicia sea una de las comunidades "que hace más test". También aseguró que compartirá con el Ministerio de Sanidad los resultados.

De esta manera se realizarán más de 100.000 test de inmunidad a una muestra de población representativa -elaborada por el Instituto Gallego de Estadística (IGE)- por rasgos de edad y elegida aleatoriamente a partir de la tarjeta sanitaria. El estudio se desarrollará en dos fases "separados al menos por 4 semanas", lo que "servirá para estimar la prevalencia de inmunidad" de la población gallega frente al virus SARS-CoV_2, según informa el Servizo Galego de Saúde (Sergas). Así, se seleccionaron a un mínimo de 600 personas en 38 áreas territoriales que agrupan a todas las comarcas, y se distribuyeron los restantes test según su población hasta llegar a "50.925" gallegos, los que conforman la primera y presente fase de análisis.

"Aquí no hay nada definitivo. Podrá darnos una fotografía del momento actual, pero la historia no acabó. El otoño será complicado si no aparece antes una vacuna. No hay efecto de protección de rebaño y todos somos susceptibles, sobre todo los mayores. ¿Hacía falta para esto una macro encuesta de estas características?" se pregunta el médico y epidemiólogo Francisco Vizoso. "Hubiese sido bastante más útil que los test no midiesen anticuerpos totales", explica.

La prueba serológica que empleará el Sergas identifica los anticuerpos IGM -aquellos que aparecen en la fase inicial de infección- y los IGG -que se producen cuando la etapa está resuelta-. "Si mides los anticuerpos totales, lo único que puedes saber es que el cliente estuvo en contacto con la covid-19, pero le da poca información al médico", postula Vizoso. De forma que, si el test da positivo, el médico de atención primaria no puede asegurarle al paciente si ya ha superado el virus o si está en la etapa en la que pueden aparecer manifestaciones clínicas. En el caso de dar positivo y sufrir síntomas, el Sergas reculó y realizará pruebas PCR a los dolientes.

Las enfermeras en los centros de salud tienen una lista con las personas seleccionadas aleatoriamente por el IGE para el estudio. La prueba es voluntaria y después de realizarles una encuesta telefónica, fijarán una cita para que se acerquen al centro de salud a hacer el test. El personal sanitario explica que las personas mayores "rechazan" acercarse al centro ya que llevan "más de 40 días confinados" y no quieren ponerse ahora en riesgo. También señalan tener inconvenientes para que la gente joven acuda el ambulatorio ya que "hay una gran cantidad" que está fuera de Galicia.

Miriam Colombo, enfermera en un centro de salud en Pontevedra, explica que el viernes pasado se les informó de que comenzarían con el estudio, sin "ningún tipo de formación". Los problemas empezaron a la hora de realizar las encuestas telefónicas. "Hay que hacer muchos pasos en el ordenador, hubo encuestas que por errores informáticos no quedaron grabadas, tuvimos que hacerlas hasta tres veces", cuenta a Público. Colombo explica que realizan entre 40 y 50 pruebas por día y que tienen que distribuirse ellas mismas la agenda, en el caso de su centro, han de testar a 937 pacientes en nueve días laborales. También apuntan la cantidad de negativos que están saliendo en las pruebas, lo que significaría que el test no funciona o que el virus aún no ha llegado a la población gallega, esperando una "dura desescalada".

No saben si para la segunda fase del estudio tendrán que repetir los test a los mismos candidatos, "va todo sobre la marcha", añade Colombo. "Lo estamos llevando como buenamente podemos, estamos estresados y hay mucho desorden". Además, también insiste en que, aunque ahora la crisis sanitaria del coronavirus ocupe los hospitales, recuerda que en atención primaria continúan los controles a pacientes crónicos con otras patologías.

En cuento a la viabilidad del test, personal sanitario del Sergas postula que "no hay fiabilidad" y que en el caso de tener que haberlo hecho ellos, lo habrían abordado "de otra manera". También están "enfadados" porque no hay test para los profesionales que participan el estudio de prevalencia y creen que el Sergas debería haber invertido más en la contención del coronavirus. En los ambulatorios se sienten unos "mandados". "Parece que le hacemos la campaña a Feijóo, así sale en la tele, lo cuenta y todos contentos", añade una enfermera.

Más noticias de Política y Sociedad